Donald Trump, REUTERSDonald Trump, REUTERS

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó su alegría por la vuelta a la escena pública Kim Jong-un, cuya ausencia durante casi tres semanas de cualquier acto, incluidas varias conmemoraciones oficiales, habían alimentado los rumores sobre su estado de salud -incluso su fallecimiento- sobre el líder de Corea del Norte.

 

“¡Al menos yo me alegro de verle de vuelta y [que esté] bien!”, escribió el mandatario estadounidense en su cuenta de Twitter, citando otro tuit con las fotografías de la inauguración de planta en la que había aparecido Kim.

Al poco rato de ese mensaje, en la misma red social el nombre de Otto Warmbier se convirtió en una de las principales tendencias en Estados Unidos. Warmbier es el nombre del joven de Ohio al que el régimen de Kim arrestó en 2016 acusándolo de “crímenes contra el Estado” por supuestamente colarse en una zona de empleados del hotel en el que se alojaba y tratar de descolgar un cartel de propaganda política. Lo condenaron a 15 años de trabajos forzados. En junio de 2017, 17 meses después, Pyongyang lo liberó en estado vegetativo y murió en Estados Unidos a los pocos días de llegar.

 

“Si yo no fuera presidente, estaríamos en guerra con Corea del Norte”, dijo recientemente Trump, en una de las rueda de prensa diaria para abordar la crisis del coronavirus, defendiendo su estrategia con Pyongyang. Cuando los rumores sobre la salud de Kim se redoblar esta semana, el presidente señaló que conocía el estado en el que se encontraba y, aunque apuntó que no podía dar detalles, dio a entender que se encontraba con vida y dijo que le deseaba “lo mejor”.

Noticias relacionadas

Donald Trump
Estados Unidos
Kim Jong-Un
Corea del Norte