Delincuencia, inseguridad, ladrones, robos con armas, robo de celularesAumento de registro de armas en Brasil. 

Según datos de la Policía Federal (PF) de Brasil, entre enero y agosto de este año fueron registradas 105.000 armas, lo que significa un récord histórico para el país. Lo llamativo es que el 70% de esos registros son atribuidos a “ciudadanos” y servidores que argumentan que son para “defensa propia”.

 

Este último reporte, ofrecido por la PF, son más de 73.000 las armas registradas por “ciudadanos comunes”, mientras que en el mismo periodo del año pasado, entre enero y agosto de 2019, esta categoría reportó 31.000 nuevas armas, mucho menos de la mitad.

 

El aumento de venta de armas entre la población brasileña se debe, en buena parte, a la facilidad para su adquisición y registro, otorgada por el Gobierno Federal, liderado por Bolsonaro. Una de las últimas medidas al respecto, publicada el pasado 20 de agosto, fue la normativa de la Policía Federal que autoriza a cada ciudadano o residente en el país a registrar hasta cuatro armas, y que reduce al mínimo la burocracia del proceso. Este permiso para registrar hasta cuatro armas (contra dos de la norma anterior) fue establecido en enero de 2019, menos de un mes después de la juramentación de Bolsonaro como presidente de la república

 

Noticias relacionadas

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, facilitó aún más el acceso a las armas para la población brasileña sería “un mensaje claro para esos mierdas”, dirigiéndose a los gobernadores Joao Doria, de Sao Paulo, y Wilson Witzel, de Río de Janeiro (actualmente suspendido del cargo por un proceso de Impeachment). “Esos hijos de una yegua quieren nuestra libertad, por eso es necesario que nuestro pueblo esté armado”, sostuvo el presidente durante la polémica reunión, que pudo verse de forma completa por televisión, casi en cadena nacional.

 

“Con su discurso, Bolsonaro legitimó el uso político de armas. Sin embargo, lo que tiene que mejorar es la seguridad pública de los estados. Esa cuestión de defensa legítima de los civiles significa apostar aún menos por la Policía”, opina Carolina Ricardo, directora ejecutiva del Instituto Sou da Paz (Soy de Paz, en español).

 

En enero de 2020, Brasil tenía 1.056.670 armas de fuego registradas por la Policía Federal. El número de registros de armas por parte de “civiles”, que hacen las adquisiciones por exclusiva “defensa personal” (excluye a cazadores, practicantes de tiro deportivo y coleccionistas) pasó de 3.000, en 2004, a 54.000 en 2019. Si se mantiene el ritmo, este año pueden superar los 100.000 registros oficiales