Joe Biden vs Donald Trump, Elecciones Estados Unidos, debate candidatos a presidente, REUTERSBIDEN VS TRUMP. CARRERA EN LA CASA BLANCA. REUTERS

POR MANUEL CASTRO

Faltan unas tres semanas para las elecciones en los Estados Unidos. El segundo debate no se realizó porque Trump no lo quería virtual después de haberse recuperado del virus, y Biden, tal vez no quería participar; de hecho la señora Pelosi había dicho antes del primero que no quería que los debates se hicieran. Esperaremos el del 22 de octubre en Nashville, Tennessee. De todas formas los ciudadanos están votando por correo, según los últimos datos ya lo han hecho unos cinco millones. Y mientras esto pasa, ambos candidatos se dedicaron a sus campañas. Donald Trump en La Florida y Joe Biden por Ohio.

Noticias relacionadas

 

La Florida es un estado muy importante ya que provee 29 electores; y no solamente hay que cautivar a los ciudadanos de origen cubano, puertorriqueño y ahora venezolano, sino también a los haitianos que en el Estado del Sol son aproximadamente unos quinientos mil (en los Estados Unidos son más de un millón). Y votan. Kamala Harris se reunió con los cubanos pero no con los haitianos. Biden no cometió ese error. En La Florida las papeletas no solo se imprimen en inglés, también en español y en criollo (el modo que tienen los haitianos de hablar francés).

 

La Pequeña Haití es un barrio olvidado y si bien los haitianos pueden tener simpatías hacia los demócratas, los Clinton no son para nada queridos y Trump que prometió convertirse en su adalid en 2016 cerró la inmigración. Así que esta comunidad, que puede inclinar la balanza, es una incógnita. Les pasa lo mismo que a otros pueblos de otros países: han sido engañados por el sistema y los políticos.

 

Pero Trump vino a La Florida con todo, como ganador y le pegó a la OMS (en realidad pegarle a la OMS con todos los desastres que ha hecho, no es muy difícil), pero a Donald le vino como anillo al dedo. Y disparó con placer contra Sleepy Joe, señalando que Estados Unidos no será Venezuela, que es lo que quiere Biden. Y el broche de oro. La OMS.

 

Señaló que esta especie de Ministerio de Salud Mundial, le dio la razón cuando uno de sus funcionarios, David Nabarro habló sobre las cuarentenas, señalando que “las medidas de ese estilo solo hacen pobre a la gente. El único momento en que una cuarentena está justificada es para ganar tiempo para reorganizar, reagrupar, proteger a los trabajadores de la salud que puedan estar cansados, pero en general preferimos no hacerlo”. Y como remate, el director de la OMS, el famoso Tedros Ghebreyesus, que como dice una cosa, dice otra con la misma cara de piedra, sentenció: “No necesitamos elegir entre vidas y medios de subsistencia, o entre salud y la economía. Eso es una falsa elección”.

 

Más allá de mis antipatías personales para con este individuo, dijo una gran verdad. Yo lo vengo señalando en CANAL 26 desde hace meses. No hace falta ir a la facultad, es cuestión de usar el sentido común.

 

 

Reitero, elegir entre economía y salud es una falsa elección. Se entendió o lo tengo que escribir en swahili.

 

Y ahí Trump disparó su artillería: “Yo tenía razón, las cuarentenas matan más”.

 

Parece ser que ahora, es lo que está circulando, un grupo de abogados especializados en corrupción y fraude demandará a la OMS por lo que denominan Escándalo Corona. Veremos qué resultados trae (y si es verdad).

 

Y mientras se define la entrada en la Corte Suprema de la jueza Barrett, el candidato demócrata estuvo en Ohio, y dejó pasmados a los demócratas y exultantes a los republicanos. Pidió el voto para su partido y para su candidatura al Senado. Vamos de nuevo. Pidió el voto para su partido y para su candidatura al Senado. En la cadena Fox lo destrozaron. Le recordaron –entre sonrisas- que en realidad, por si lo había olvidado, era candidato a la presidencia. Los errores de este tipo no han sido pocos, además de desdecirse en un montón de tópicos en los que años atrás sostenía todo lo contrario.

 

 

Es que muchos han llegado a preguntarse si esta persona no era un peligro para el país en caso de llegar a la presidencia.

 

No es un tema de edad, Trump está en los setenta, Biden tiene unos años más. Bernie Sanders, según mis sospechas el verdadero amo del Partido Demócrata, está ahí nomás de los ochenta, pero tiene la misma vitalidad que Trump. No es un tema de edad, es de salud.

 

¿Cómo pudieron los demócratas elegirlo como candidato, no había otro?

 

¿O hay un plan que se oculta a los ciudadanos?

 

¿Estarán todas las fichas puestas en Kamala Harris?

 

Cuando a Biden se le preguntó sobre la posibilidad de ampliar el número de jueces en la Corte Suprema, porque evidentemente no les gusta cómo va a quedar, dijo que eso no lo iba a decir antes de las elecciones. Se le repreguntó, señalándole que los ciudadanos merecían conocer sus planes. Y dijo que no lo merecían.

 

Biden puede mentir sin consecuencias y puede obviar sin consecuencias. La mayoría de los medios no lo “atacan” (algunos si, pocos). Todo sea por el poder, aunque esto último, les cabe a todos.