Nicolás Trotta, AGENCIA NANicolás Trotta, AGENCIA NA

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, aseguró que si no baja la circulación en actividades que no son necesarias, "indefectiblemente" se afectará la presencialidad en las escuelas, mientras los gremios docentes piden sumar restricciones en las zonas más afectadas por la pandemia.

 

"Si no logramos modificar esas conductas que terminan impactando en la circulación del virus y de personas de manera innecesaria, en el marco de una pandemia, cuando nos está golpeando una segunda ola, eso va a terminar impactando indefectiblemente en la escuela", dijo Trotta.

 

En ese sentido, insistió: "Tenemos que pedir que se restrinjan aquellas actividades que no son prioritarias", aunque de todos modos reiteró que la prioridad del Gobierno es asegurar la presencia de los alumnos en las aulas.

 

Noticias relacionadas

En paralelo, el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, consideró hoy que "si los contagios de coronavirus continúan creciendo como hasta ahora, se tiene que avanzar en mayores restricciones que incluyan la suspensión temporal de las clases presenciales en los distritos que registren subas exponenciales de casos".

 

Baradel habló luego de que anoche el Gobierno bonaerense informó que un comité de crisis integrado por autoridades sanitarias, educativas y gremios docentes evaluará desde el próximo jueves si en los distritos más afectados por el coronavirus se suspenden o restringen las clases presenciales.

 

"No hay duda de que la presencialidad se tiene que seguir dando. Pero ante situaciones de desborde, como saturación del sistema público y privado de salud o aumento exponencial de los casos, hay que tener cuidados, restricciones en la circulación por un tiempo mientras se sigue vacunando", sostuvo el dirigente gremial en declaraciones a radio La Red.

 

En la Ciudad de Buenos Aires, la Unión de los Trabajadores de la Educación (UTE), que nuclea a los docentes porteños, convocó a un paro de actividades para mañana en reclamo de "la suspensión temporal de la presencialidad en las escuelas ante el crecimiento exponencial de casos" de coronavirus, en el marco de la segunda ola.

 

"Exigimos a Horacio Rodríguez Larreta la suspensión temporal de la presencialidad en CABA. La salud y la vida son prioridad", dijo el gremio en la convocatoria al paro.

 

Trotta también se refirió a la posibilidad de limitar las clases en las aulas y aclaró que "en algunas instancias se puede llegar a la restricción de la presencialidad. No quiere decir eliminar la presencialidad, sino disminuirla, siempre que sea parte de una política armónica que impacte en otros ámbitos, pero bajo ningún punto de vista comenzar las restricciones por la escuela".

 

Tanto Trotta como el ministro de Transporte, Mario Meoni, rechazaron la idea de que el regreso a las clases presenciales haya aumentado la circulación del virus en los transportes públicos.

 

Sobre ese punto Meoni explicó que desde el inicio de clases la cantidad de pasajeros aumentó 20 por ciento. "Son entre 300 400 mil pasajeros más en el área metropolitana, la verdad no creo que modifique sustancialmente la cantidad de pasajeros en el transporte, excepto en la mañana donde tiene algún impacto, no así en el mediodía, no creemos que el transporte sea un inconveniente mayor", dijo el funcionario en diálogo con la prensa acreditada en Casa Rosada.

 

En diálogo con La Red esta mañana, Trotta había dicho que "en la provincia de Buenos Aires, el 90 por ciento no utiliza el transporte público para ir a la escuela".

 

Además, precisó que en caso de tomar restricciones con respecto a la presencialidad, se hará por distritos y no a nivel nacional. "Cualquier decisión que se toma tiene que ser en la mínima unidad geográfica posible, no podemos tomar a la Argentina como un todo y no podemos tomar a una provincia como un todo".

 

El titular de la cartera educativa reiteró que las aulas siguen siendo "ámbitos seguros" y explicó que hasta ahora sólo se registraron contagios por coronavirus en el 0,2% de los alumnos, y que, además, la mayor parte de esas infecciones no ocurrieron en las escuelas.

 

En la misma línea que el Gobierno nacional, el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, afirmó hoy que "no hay un alto grado de contagios entre alumnos y docentes" en las escuelas de la provincia, pero pidió "responsabilidad" a los padres porque, dijo, se está haciendo "un tremendo esfuerzo para que haya presencialidad en los colegios".

 

Con respecto a los paros docentes que afectarán las clases en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, Trotta sostuvo esta mañana que "lo que deberíamos tener es una voz uniforme" y pidió a los sindicatos acompañar el reclamo de su cartera para que las medidas de restricción afecten a las escuelas solo en última instancia.

 

"Comprendemos lo que plantean algunos sectores de que hay que disminuir la circulación. Ahora ¿de qué manera lo vamos a hacer, en qué orden lo vamos a hacer? No empecemos por la escuela", pidió el ministro de Educación, a la vez que destacó: "No podemos penalizar los espacios donde nos estamos cuidando porque no nos cuidamos en otros lugares".

 

Trotta se quejó por la falta de restricciones en la Capital Federal. "Si para la Ciudad de Buenos Aires es importante la presencialidad en la escuela, no podemos tener imágenes de bares abarrotados".

 

Además, apuntó a la elevada circulación de personas durante el fin de semana a pesar de las medidas que rigen desde el viernes pasado.