Revelación explosiva: Pablo Escobar quería asesinar a Ricardo Gareca

Así lo reveló John Jairo Velásquez, alias "Popeye", ex mano derecha del capo narco. "Se contempló colocarle un coche bomba", dijo. ¿Cuáles eran los motivos?
Miércoles 10 de octubre de 2018

Pablo Escobar quería asesinar a Ricardo Gareca, narcos, internacionales, deportes, crimen

Noticias relacionadas

 

Que Pablo Escobar Gavíria haya tenido en sus planes asesinar a alguien, no es novedad. Pero lo que sí es noticia, es el hecho de que entre sus posibles blancos elegidos haya estado Ricardo Gareca, el director técnico y ex jugador de fútbol argentino.

 

¿Y cuál habrá sido el motivo?

 

El ex líder del Cartel de Medellín pensó asesinar a Gareca porque durante los años '80 defendía la camiseta y los colores del América de Cali, ciudad que estaba en guerra con la gente de Escobar por el control del narcotráfico.

 

"Tenía en cuenta a todos los jugadores de América de Cali, estábamos en guerra... La verdad es que Ricardo Gareca siempre estuvo en la mira de Pablo Escobar, sin embargo no llegaron a él. El amor por el fútbol del Patrón salvó a Gareca", dijo recientemente John Jairo Velásquez, más conocido como "Popeye", quien era por aquellos días la mano derecha del capo narco que sembró de sangre y muerte a toda Colombia.

 

"Se contempló colocarle un coche bomba porque el Cartel de Cali le había colocado uno a la familia de Pablo. La mafia dañó mucho al fútbol colombiano", comentó finalmente "Popeye".

 

Lo concreto es que Gareca pudo salvar su vida escapando de un infierno que sufrieron miles y miles de personas que cayeron víctimas de la banda de Pablo Escobar Gavíria.

Pablo Escobar Gavíria
Ricardo Gareca
Narcos
Narcotráfico
Asesinato
Crimen
CONTRABANDO DE AMÉRICA A EUROPA

Narcotráfico: el “plan B” para enviar cocaína en plena pandemia de coronavirus

La ONU alerta por un aumento del consumo de drogas en todo el mundo ante la pandemia. Ante esto, los traficantes de estupefacientes ya implementan otras formas de transportar su mercancía ante controles estrictos en aeropuertos.
Domingo 28 de junio de 2020

Tráfico de cocaína en ColombiaTráfico de cocaína

Las cocinas de drogas se encuentran actualmente aisladas de sus clientes en todo el mundo por la pandemia de coronavirus.

 

Apenas se realizan vuelos comerciales y en todas partes los controles fronterizos son más estrictos. Entonces, ¿qué puede hacer un jefe de la droga en Colombia, que ya no puede despachar su producto a los pequeños traficantes de Bogotá, Medellín y Cali, o enviarlo a EE. UU. o Europa?

 

Según los expertos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y el Centro de Vigilancia de las Drogas de la Unión Europea, hace tiempo que los contrabandistas han ideado alternativas para comercializar sus productos ilegales.

 

Por ejemplo, para el transporte de la cocaína entre Sudamérica y Europa. En vez de ser enviada por correo a través de un avión, el "oro blanco" es despachado directamente por rutas marítimas. Para la producción local, esto significa convencer a los agricultores colombianos, cuyo negocio de frutas y verduras se ha desplomado a causa de la pandemia, de que el cultivo ilegal de drogas podría ayudar a sus familias a sobrevivir. Por lo demás, esto significa subir los precios y seguir el principio económico de la oferta y la demanda.

 

Debido a la crisis del coronavirus, el precio de la cocaína se disparó en más de un 220 por ciento por kilo y hasta en un 45 por ciento por una dosis. En Francia, un gramo de cocaína ahora cuesta 100 euros en lugar de 60. Hace unos cuatro meses, los traficantes seguían usando cartas, paquetes y maletas con doble fondo en los vuelos internacionales.

 

Los medios colombianos informan que ahora aprovechan que, a pesar del aumento de los controles en las fronteras, las autoridades aduaneras de los puertos usan menos personal. Y esconden la cocaína en barcos y aviones de carga, entre los plátanos, la pulpa de fruta o la mezclan con harina.

 

Al otro lado del mundo también hay ganadores con la crisis del coronavirus: los talibanes de Afganistán. Al igual que en Colombia, el grupo islámico radical ayuda a la población pobre en estos tiempos difíciles. La ONU informa de personas que han quedado desempleadas como resultado de la pandemia y que ahora cosechan la materia prima de la droga, la adormidera, en zonas controladas por los talibanes. Además, según la ONU, la pandemia del coronavirus no ha cambiado el curso de la ruta principal del tráfico de heroína: la ruta de los Balcanes empieza en Afganistán y sigue por Irán, Turquía y los Balcanes hasta llegar a Europa central.

Narcotráfico
Cocaína
Narcos
EN LA ZONA DE VALENCIA

Incautan cerca de 4 toneladas de cocaína en España procedentes de América del Sur

La droga iba oculta en sacos de azúcar, pulpa de piña o nueces de California, fueron detenidos en Valencia.
Sábado 20 de junio de 2020

Incautan en España 3,8 toneladas de cocaínaFoto del procedimiento en Valencia.

Las fuerzas de seguridad españolas, en colaboración con la DEA norteamericana y las policías de varios países latinoamericanos, localizaron cuatro toneladas de cocaína en distintas intervenciones llevadas a cabo en el puerto de la ciudad de Valencia (este de España).

 

La droga estaba oculta en seis contenedores que transportaban mercancía muy diversa como folios, sacos de azúcar, nueces de California, pulpa de piña e incluso el armazón de un autogiro, detallaron este viernes los investigadores en una rueda de prensa.

 

La actuación policial en España formaba parte de una operación denominada Crankbrook Marchica que se saldó con once detenidos, la mayoría españoles (salvo dos holandeses y un costamarfileño).

 

Estuvo también coordinada junto con cuerpos policiales de Brasil, Costa Rica, República Dominicana y Colombia, así como de Holanda, país receptor de la droga.

 

Personal del Puerto de Valencia, con acceso a determinadas instalaciones, hizo uso de sus privilegios o los facilitaba a terceros para acceder y recuperar diferentes partidas de droga, según las investigaciones.

 

"No son trabajadores propios del puerto sino gente que tenía un vínculo, como camioneros, que metieron un tráiler en las instalaciones portuarias", apuntó Santos Bernal, jefe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía Nacional española.

 

En apenas "tres o cuatro semanas" se incautaron 3.800 kilogramos de cocaína en seis contenedores procedentes de distintos países sudamericanos, indicó.

 

Las primeras investigaciones se iniciaron el pasado abril, en pleno estado de alarma por la pandemia cuando las organizaciones latinoamericanas aprovecharon para "incrementar su actividad de cocaína a Europa" al pensar que las estructuras policiales estarían "con la guardia más baja", explicó el teniente coronel del unidad especializada en narcotráfico de la Guardia Civil, Jesús García.

Incautan en España 3,8 toneladas de cocaína 

La mercancía se transportaba en "ganchos ciegos" o la introducían en las propias mercancías legales en algún punto de tránsito de Panamá o Colombia, como en envíos de paquetes de folios, en el interior de sacos de azúcar, en bidones de pulpa de piña, nueces de California e incluso entre el armazón de un autogiro.

 

En el tercer y cuarto contenedor se detuvo a nueve personas y se intervinieron 5 vehículos, un camión remolque y diverso material de telecomunicaciones encriptado e inhibidores de frecuencia para burlar posibles investigaciones policiales.

 

El último contenedor intervenido procedía de Costa Rica, con 1.862 kilos de cocaína ocultos en mochilas preparadas para su extracción en un cargamento de pulpa de piña "sin disimular entre la carga".

Drogas
Cocaína
Narcotráfico
España