Tarjetas de crédito, dólaresTarjetas.

El Banco Central prepara los últimos detalles para poner en marcha una normativa que fije un límite a las tasas de interés para el financiamiento personal y así dar impulso al consumo.

 

El presidente Alberto Fernández pidió días atrás el "aporte" del sector financiero para dar envión al mercado interno y advirtió que iba a pedir la intervención de la autoridad monetaria, si las entidades financieras no brindaban unan respuesta favorable a su reclamo.

 

"Estoy esperando que lo hagan y, si no lo hacen, voy a tratar de convencer al Banco Central para que intervenga", había apuntado el jefe de Estado, quien había criticado: "No se pueden estar cobrando las tasas que perciben en tarjeta de crédito para hacer el pago mínimo".

 

Noticias relacionadas

En la actualidad, la tasa para obtener financiamiento personal puede llegar hasta a cuadriplicar la tasa de referencia dispuesta por el Banco Central, fijada hasta el momento en 44% tras reiterados recortes desde la llegada del nuevo Gobierno.

 

Según pudo saber NA, el organismo que conduce Miguel Pesce ultima detalles de la normativa que se va a consensuar en la reunión de directorio pautada para este miércoles por la mañana.

 

Si bien esos encuentros semanales suelen llevarse a cabo los jueves, en esta oportunidad se pautó su anticipación dado que el titular del Banco Central viajará para participar del G20 que se realizará en Arabia Saudita.

 

La intención oficial es entonces fijar límites a las tasas cobradas para el financiamiento personal con la intención de promover el consumo.

 

Según trascendió, sólo el Banco Nación evaluaba implementar una reducción en la tasa tras el pedido del Gobierno.

 

La medida del Central se sumará al programa Precios Cuidados, el congelamiento de tarifas y combustible y los incrementos salariales por decreto impulsar la alicaída actividad local.

 

El último sondeo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas minoristas en enero registraron una baja de 3,5% pese a que se trató de un período en el que el sector se vio favorecido por "ingresos adicionales que se inyectaron en la economía".