Marchas 2001 contra la situación económicaManifestantes en la plaza en 2001 contra la situación económica.

Es común que cada vez que un gobierno nuevo argentino asume, se habla de "la pesada herencia", la frase suele repetirse cada cuatro años para explicar los problemas económicos que ningún gobierno ha logrado resolver. La BBC analizó las situación actual e hizo un repaso por la historia económica argentina para poder entender cómo se llegó a esta situación.

 

Alberto Fernández, actual presidente, debió ponerse a renegociar junto a su flamante ministro de Economía, Martín Guzmán, con los acreedores del país afrontar los más de US$300.000 millones que se le deben a bonistas, organismos de crédito y agencias del sector público.

Alberto FernándezAlberto Fernández.

Argentina debió anunciar un reperfilamiento del pago de algunos vencimientos, para reestructurar su deuda y evitar un nuevo default como pasó en 2002.

 

Noticias relacionadas

Entre sus principales acreedores está el Fondo Monetario Internacional (FMI), que entre 2018 y 2019 le entregó al gobierno anterior, liderado por Mauricio Macri, uno de los préstamos más grandes de su historia, por más de US$44.000 millones. Guzmán ha reiterado en varias oportunidades que Argentina tenía "voluntad" pero no "capacidad" de pagar su deuda.

Martín Guzmán, ministro de Economía, NAMartín Guzmán.

Desde la vereda del otro lado, quienes integraban el gobierno anterior de Mauricio Macri, han dicho en reiteradas veces que debieron acudir al FMI por el alto gasto público que generó un fuerte déficit fiscal durante la administración anterior de Cristina Kirchner, hoy vicepresidenta.
Vale aclarar que los problemas no empezaron con Macri, tampoco con su sucesara Cristina Kirchner ya que Argentina tiene una larguísima historia del endeudamiento.

 

Para situarse históricamente, el primero en pedir un préstamos fue quien sería el primer presidente argentino: Bernardino Rivadavia quien en 1824 se desempeñaba como ministro de Economía.

Bernardino Rivadavia, primer presidente argentinoBernardino Rivadavia. 

La deuda con la Baring Brothers de Inglaterra fue pagada recién un siglo después y de 1 millón de libras esterlinas que se pidieron, solo se recibió la mitad.

 

Por supuesto que esa no fue la única deuda que debió enfrentar el joven país, en 1880 la "Generación del 80", triplicó la deuda extranjera, que pasó de 14 a 38 millones de libras debiéndole a países como Inglaterra, Francia y Alemania. En el siglo XX, Argentina debía 78 millones de libras.

 

Las grandes crisis económicas del país, y que llevaron en el 2002 al mayor default, ocurrieron después de la segunda Guerra Mundial con la llegada de los militares al poder y la creación de los organismos multilaterales de crédito.

 

Juan Domingo Perón, presidente en tres oportunidades del país, se rehusó a formar parte de los flamantes FMI y Banco Mundial en los años de posguerra y fueron los militares los que en 1950 firmaron el ingreso argentino a ambos organismos.

Juan Domingo PerónPerón.

En los 50s la deuda creció de US$57 millones a más de US$1.000 millones y no paró de crecer en los años '60 y '70. El FMI prestaba dinero y tenía voz en las decisiones que debían tomar los economistas en el país.

 

Con la vuelta de la democracia, en 1983, la deuda que tenía el país era de una cifra impresionante: más de US$44.000 millones.

 

Raúl Alfonsín, primer presidente democrático tras el último golpe militar, debió afrontar un default y eso llevó a un colapso económico en 1989.

 

Carlos Menem, llevaría al país por otro período de endeudamiento en la década de 1990 para poder hacerle frente a una "hiperinflación" y decidió fijar la paridad de la moneda local, el peso, al dólar estadounidense.

MenemCarlos Menem.

Según el economista Eduardo Levy Yeyati esta decisión fue "el talón de Aquiles de Argentina".

 

Por su parte el periodista Joaquín Morales Solá, opinó: "En los años '90 se nos ocurrió a los argentinos que un peso valía un dólar, y como no podíamos vivir con los dólares que había, porque no producimos dólares ni tampoco teníamos posibilidad de emitirlos, entonces pedíamos dólares a granel prestados".

 

A finales de la década, la deuda se triplicó y superó los US$150.000 millones y el sucesor Fernando de la Rúa, duró apenas dos años por un nuevo colapso de la economía lo obligara a renunciar.

 

En 2002 Argentina declaró el default soberano más grande de casi US$145.000 millones con una deuda en cesación de pagos pasó a representar más del 160% del Producto Interno Bruto (PIB).

 

La fuerte devaluación del peso tuvo una contracara positiva al hacer que los productos de exportación argentinos se tornaran muy competitivos.

 

Las materias primas, llevó a un boom comercial que fue aprovechado por el gobierno de Néstor Kirchner, elegido en 2003 y dos años más tarde, Kirchner logró acordar con el 76% de los acreedores de Argentina y reestructuró gran parte de la deuda para luego terminar de pagar la deuda con el FMI (US$9.800 millones).

Néstor Kirchner, ex presidenteNéstor Kirchner.

Cristina Fernández de Kirchner, su sucesora, reabrió la negociación con los tenedores de bonos en 2010, aumentando la cantidad de deuda reestructurada al 93%.

 

Sin embargo, hubo un 7% -los llamados "holdouts", que consistían principalmente de "fondos buitre"- que no aceptaron la quita ofrecida por Argentina.

 

En la época del kirchnerismo que duró hasta el 2015, la deuda nominal de Argentina siguió aumentando: de unos US$180.000 millones a más de US$240.000 millones.

Cristina Kirchner, política, NACristina Kirchner.

La proporción de deuda en dólares se achicó y empezó a haber más deuda en moneda local. Algo que cambió con la llegada de Mauricio Macri quien acordó pagarle a los "holdouts", reabriendo el camino de Argentina al crédito.

 

La deuda argentina se disparó y para el final del mandato de Macri superaba los USD320.000 millones.

 

De hecho, la decisión de emitir títulos de deuda en moneda extranjera -en un país con restricción externa- fue lo que llevó al gobierno de Macri a tener que pedir ayuda al "Fondo", como le dicen los argentinos.

Mauricio Macri, ex presidente, NAMauricio Macri.

Macri terminó volviéndole pedir un préstamo al FMI y recibió el mayor préstamo de la historia del organismo.

 

Guzmán explicó que cuatro de cada cinco de los dólares que le prestó el FMI se utilizaron para cancelar deuda pública en moneda extranjera. El actual presidente calificó a ese dinero como "fugado".

 

Para que Argentina pueda pagar su deuda, según palabras del ministro de Economía, necesita crecer primero y dejará de estar en déficit recién en 2023.