HABLÓ VOCERO DEL ORGANISMO

Deuda: FMI expresó su optimismo por voluntad entre Gobierno y bonistas para lograr acuerdo

Habló el vocero del organismo, Gerry Rice, y aseguró que esperan que se solucione la cuestión de la deuda para abrir un sendero sostenible para la economía argentina.
Jueves 21 de mayo de 2020

El vocero del FMI, Gerry Rice, deudaVocero del FMI, Gerry Rice.

El Fondo Monetario Internacional consideró que un acuerdo por la deuda entre la Argentina y los acreedores, que lleve al país a un sendero de crecimiento sustentable, "aún puede ser alcanzado".

 

Durante una conferencia de prensa virtual, el vocero del Fondo, Gerry Rice, expresó que la entidad no quiere “especular con el resultado de las negociaciones entre el país y los acreedores”, cuando la oferta argentina vence mañana.

 

No obstante, la fecha límite podría ser nuevamente extendida, según adelantó esta semana el ministro de Economia, Martín Guzmán, ante el reciente acercamiento de los acreedores con nuevas propuestas.

 

Noticias relacionadas

Sin embargo, continuó Rice, “estamos animados por la voluntad de ambos lados de continuar con alcanzar un acuerdo”.

 

“Creemos que un acuerdo puede ser alcanzado, que lleve al país a un sendero de crecimiento sustentable”, consideró el representante del Fondo, quien aclaró por enésima vez que la entidad no interfiere en las negocaciones del acuerdo.

 

“Las negociaciones son un tema bilateral”, dijo el vocero del organismo multilateral.

 

Consultado por el estado de la relación entre la Argentina y el Fondo, y de la gestión de un nuevo programa, Rice negó tal posibilidad.

 

El funcionario del Fondo precisó que, “hasta ahora, no comenzamos ninguna negociación para ningún acuerdo con la Argentina”.

 

“El pedido argentino, que respetamos completamente, fue primero la realización de una consulta bajo el marco del artículo IV” (de monitoreo de variables macroeconómicas de los países miembro).

 

En este sentido, agregó: “Hasta ahora no empezamos ninguna negociación para ningún acuerdo con la Argentina”.

 

El vocero del Fondo se refirió además a la crisis internacional en el marco de la pandemia de coronavirus, y precisó que el Fondo asistió ya con el nuevo programa de financiamiento de emergencia a 59 de 102 países que solicitaron este nuevo instrumento financiero de la entidad, creado para contrarrestar el impacto económico y sanitario de la Covid-19 en las economias.

 

“Se trata de asistencia, diferente de los créditos tradicionales, sin condicionamientos ni revisiones”, aclaró.

 

Rice subrayó que la entidad está "comprometida en apoyar a países que afrontan una crisis de deuda insostenible", y promueve el alivio de la deuda, en especial en paśies más pobres.

 

Reocordó que la titular del organismo, Kristalina Georgieva, encabezó la iniciativa reciente aprobada por el G20 de la condonación de deudas para países más pobres, donde "20 de 73 países elegibles, ya lo han aplicado", reveló.

 

También, expresó que la entidad alienta al sector privado a avanzar en el mismo sentido, y al respecto precisó que el International Institue of Finance (IIF), la entidad de lobby de bancos de inversión internacionales, encabezó la promoción de la participación del sector privado, que "se muestra interesado en refinanciar la deuda más allá del 2020”.

 

“El Fondo está dispuesto a apoyar la iniciativa del alivio de la deuda en caso de que se considere adecuado”, expresó Rice, como lo hizo el Fondo con la Argentina en febrero de este año, tras revelar los resultados del analisis de sustentabilidad de la deuda pública del país.

Deuda
FMI
Gobierno
Economía argentina
Bonistas
DEUDA ARGENTINA

En el ministerio de Economía creen que BlackRock rechazará la nueva oferta

La mejora de la propuesta ya consiguió respaldos formales tanto de bonistas como de bancos de inversión. Sin embargo, aún falta el veredicto del principal acreedor.
Martes 7 de julio de 2020

Larry Fink, CEO de BlackRock.Larry Fink, CEO de BlackRock.

Martín Guzmán desconfía de la respuesta de BlackRock, el administrador de activos más grande del mundo y posiblemente el acreedor individual más grande de la Argentina, obviamente detrás del FMI. El ministro de Economía prácticamente da por descontado que el fondo manejado por Larry Fink no apoyará la nueva propuesta, lo que hará dudar en los próximos días del verdadero éxito de la misma.

 

El Gobierno había negociado con UBS y el grupo de bonistas en el que participan Fintech y Gramercy una mejora de la oferta, que quedó plasmada en las nuevas condiciones que se enviaron a la SEC. Además, estableció condiciones mucho más favorables para el canje de los bonos 2005, que poseen cláusulas mucho más fuertes para los acreedores. Para los Discount, por ejemplo, el valor de la nueva oferta orilla los USD 60, es decir una diferencia a favor de estos bonistas, representados por el consorcio Exchange Bondholders. En la flamante oferta, el Gobierno ofrece un valor cercano a USD 53, calculando un rendimiento para los futuros bonos que emita la Argentina del 10% anual en dólares.

 

Sin embargo, el caso del grupo Ad Hoc, en el que participan Black Rock, Ashmore y otros es diferente. Poseen títulos de los bonos emitidos por el gobierno de Mauricio Macri a partir de 2016, pero vienen presionando para obtener mejores condiciones de la Argentina. La semana pasada incluso habían expresado públicamente su decepción porque el equipo económico había decidido cortar el diálogo en medio de la negociación.

 

La nueva propuesta fue negociada sólo con un grupo de acreedores. Pero Black Rock y otros fondos del consorcio Ad Hoc pretenden todavía una mejora de entre 5 y 7 dólares, por lo que no aceptarían esta oferta. Y ahora esta nueva propuesta no cuenta con el visto bueno de Black Rock ni mucho menos. Por eso, se espera algún comunicado que no pasaría de las próximas horas en el que este fondo exprese nuevamente su preocuapación porque la oferta no satisface sus demandas.

 

La clave de la oferta es llegar a las mayorías necesarias para arrastrar al resto de los bonistas a la operación. Por ejemplo, en el caso de los bonos del canje 2005 hace falta una mayoría especial de 85% para que entren quienes se negaron a participar de la operación. Y para los bonos del 2016 la mayoría que requiere la Argentina baja al 66%.

 

Se viene una nueva pulseada en la que la estrategia oficial ya se va vislumbrando: generar divisiones en el propio consorcio de acreedores para generar mayor adhesión.

 

Además, si bien la oferta se extenderá hasta el 4 de agosto, lo más probable es que se vuelva a prorrogar hasta fin de agosto. Pero en los términos permitidos en los bonos actuales, la propuesta debe prolongarse entre 10 días como mínimo y 30 como máximo, por lo que el límite caía a principios de agosto.

Bonistas
BlackRock
Deuda externa
MERCADOS

Reestructuración de deuda: nueva oferta recibe elogios de acreedores y se registraron suba de bonos

Dos fondos importantes como Gramercy Funds Management y Fintech Advisory, salieron en cuestión de horas a decir que respaldarían el acuerdo, aunque todavía no había señales claras de si obtendría la bendición del mayor bloque de acreedores, entre ellos BlackRock y Fidelity.
Lunes 6 de julio de 2020

Wall Street - accionesWall Street.

La nueva oferta de Argentina para reestructurar su deuda recibió el visto bueno de los inversores, que el lunes analizaban los detalles, impulsando a los bonos del país sudamericano ante expectativas de un acuerdo entre las partes antes de la extendida fecha límite de diálogo, el 4 de agosto.

 

Dos fondos importantes como Gramercy Funds Management y Fintech Advisory, salieron en cuestión de horas a decir que respaldarían el acuerdo, aunque todavía no había señales claras de si obtendría la bendición del mayor bloque de acreedores, entre ellos BlackRock y Fidelity.

 

Argentina, cuya deuda a reestructurar con los acreedores internacionales asciende a cerca de 65.000 millones de dólares, presentó el domingo una oferta mejorada que aumentó lo que percibirán los bonistas, acortó los plazos e hizo algunos cambios en otras áreas clave que se habían convertido en una fuente de tensión. [nL8N2ED0P1]

 

Las conversaciones sobre la deuda habían progresado hasta alcanzar tensiones a mediados de junio, cuando los principales tenedores de bonos, liderados por BlackRock, Ashmore y Fidelity, criticaron al Gobierno por su falta de compromiso.

 

La oferta revisada, que será presentada ante reguladores estadounidenses, llega luego de cortocircuitos en las conversaciones entre el Gobierno del presidente argentino Alberto Fernández y acreedores a mediados de junio.

 

“Teniendo en cuenta todo lo que está atravesando el país, parece una oferta bastante buena”, dijo Alejandro Hardziej, de Pala Asset Management (un acreedor), aunque agregó que algunos tenedores de bonos podrían haber preferido un “cupón de PIB” que paga más si el crecimiento económico mejora.

 

Un acuerdo es clave para Fernández, porque evitaría un enfrentamiento legal que bloquearía al país de los mercados internacionales de crédito.

 

“Esperamos apoyar la oferta de Argentina, ya que proporciona la sostenibilidad de la deuda que es crucial para un crecimiento económico duradero, alto e inclusivo”, dijeron Gramercy y Fintech en un comunicado conjunto.

 

Bajo la nueva propuesta, el Gobierno argentino comenzaría a pagar en un año en lugar de tres, y los pagos de cupones de los nuevos bonos, si bien comienzan en niveles bajos, podrían aumentar hasta alrededor del 5%.

 

“La brecha de valoración con las últimas propuestas de tenedores de bonos se ha reducido considerablemente”, dijeron analistas del banco de inversión estadounidense Citi en una nota a los clientes, estimando la diferencia en entre 4 y 5 centavos de dólar.

 

Los analistas del Citi esperaban que una proporción “considerable” de acreedores que poseían los bonos de “intercambio” que fueron reestructurados la última vez que Argentina incumplió se adhieran al acuerdo, ya que el Gobierno evitó erosionar sus derechos legales.

 

Sin embargo, podría no haber una aceptación tan alta de aquellos acreedores con bonos vendidos bajo el anterior presidente del país, Mauricio Macri, ya que sus bonos de reemplazo se emitirían bajo términos que ofrecen menos protección legal.

 

La analista Siobhan Morden de Amherst Pierpoint dijo en una nota que la oferta era “razonable” y calculaba su valor en 53 centavos de dólar a un retorno de salida del 10%, aunque la falta de un acuerdo previo con grupos de acreedores clave era un obstáculo.

 

“Aún existe riesgo de que no se llegue a un acuerdo ya que esta última fase no fue negociada con el grupo conjunto Ad Hoc y Exchange Bondholder”, explicó Morden, agregando que ambas asociaciones, que poseen en conjunto bonos por cerca de 21.000 millones de dólares, podrían impedir un acuerdo.

 

“Es una estrategia de mayor riesgo avanzar con una oferta final sin el consentimiento de acreedores mayoritarios”, según Morden.

 

Ambos grupos no respondieron al pedido de comentarios de Reuters.

 

Por su parte, Hardziej dijo que esperaba que las partes lleguen a un acuerdo dada la “pequeña diferencia” entre las últimas propuestas. “Esperamos que ésta sea la última oferta y esperamos que funcione”, señaló.

Deuda
Bonistas
Wall Street
Mercados