ALERTA - Detuvieron a Aléxis Zárate

La Cancillería y el INCAA trabajarán para potenciar la industria audiovisual en el exterior

“El cine es una industria que transfiere prestigio a toda la producción nacional, instala la marca país, genera divisas y complementa la promoción de otros sectores productivos”, aseguran.
Lunes 29 de junio de 2020

Jorge Neme, secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Prensa CancilleríaJorge Neme. Prensa Cancillería.

Por instrucción del canciller Felipe Solá, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales Jorge Neme, conformó hoy una mesa de trabajo con el presidente del INCAA, Luis Puenzo, representantes del ministerio de Cultura y de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio internacional con el objetivo de promover la industria audiovisual argentina en el exterior, atraer producciones internacionales al país y generar materiales audiovisuales de calidad para potenciar la marca argentina en el exterior.

 

“Entendiendo al sector como una industria de alto potencial exportador y capacidad de captación de inversiones”, remarcó Neme y señaló: “El cine es una industria que transfiere prestigio a toda la producción nacional, instala la marca país, genera divisas y complementa la promoción de otros sectores productivos”. Y agregó: “Tenemos que generar incentivos para que el talento y la creatividad de los cineastas argentinos vaya acompañado de recursos y herramientas para realizar contenidos de muy alta calidad”.

 

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales propuso armar las bases de un concurso para productores y directores que quieran generar los contenidos para representar al país en ferias internacionales, consulados y embajadas.

 

Noticias relacionadas

Por su parte, el presidente del INCAA, Luis Puenzo, destacó el rol del sector en la generación de empleo y sostuvo: “Me entusiasma pensar con la Cancillería el lugar de Argentina en el mapa audiovisual. Nuestra industria puede estar entre las más importantes del país”.

 

En el encuentro, realizado por videoconferencia, se coincidió en aprovechar más intensamente la red de embajadas y consulados en el exterior para continuar promoviendo el cine en festivales internacionales, impulsar coproducciones y ofrecer la diversa geografía argentina como locación para la realización de películas y series, basados en la disponibilidad de talento de primer nivel mundial.

 

Sergio Baur, director de Cultura de la Cancillería, marcó: “Se fortalecerá la promoción del cine a través de un trabajo conjunto con la amplia red de Embajadas y Consulados argentinos en el exterior teniendo en cuenta la alta valoración internacional del cine argentino. También se buscará ampliar las posibilidades de negocio de nuestra industria cinematográfica”.

 

Entre los múltiples cursos de acción analizados, se destacan la creación de incentivos a la industria, el apoyo a la presencia argentina en festivales, la traducción y subtitulado de películas argentinas a otros idiomas, la organización de ciclos de cine argentino en el exterior, la firma de acuerdos de coproducción cinematográfica con otros países, el apoyo al rodaje de producciones argentinas en el exterior, y el intercambio de profesionales del sector en el ámbito educativo y laboral.

Cultura
INCAA
Cine
FILM EXCEPCIONAL

"Parásitos", la gran ganadora del Oscar con el olor de los pobres

El film se inscribe en la tradición literaria y cinematográfica del arribista como muestra de la lucha de clases.
Sábado 15 de febrero de 2020

Parásitos, film, película, cine, Premios OscarEscena del film "Parásitos".

La gran noticia cinéfila por estos días es que "Parásitos", película surcoreana, logró quedarse con el Premio Oscar, el mayor galardón cinematográfico de Estados Unidos. Mucho se habló sobre que es la primera vez que una producción con diálogos en una lengua no inglesa se impuso a los grandes candidatos de la industria cinematográfica más poderosa del mundo.

 

Es temprano para saber si esto será un hecho aislado o un síntoma de una tendencia que se va a mantener, aunque seguramente tendrá algo que ver con la nueva hegemonía generada por las plataformas globales de producción y distribución por streaming.

 

En 2019, otra película “extranjera” (ahora se dice en Hollywood película “internacional”), "Roma", basada en una trabajadora doméstica sumisa y sufriente, subyugada por la familia rica a la que sirve, casi gana ese premio. Es tentador señalar el paralelismo y forzar ligeramente la metáfora, pues los personajes de Parásitos acceden al universo codiciado de la clase alta (¿Hollywood?) por la puerta de servicio, si bien lo hacen con una actitud completamente opuesta.

 

Esa postura, con descaro, es uno de los motivos por los que al hablar de "Parásitos" la crítica hable no solamente sobre la enorme desigualdad social y la división de clases, sino esa expresión casi proscrita: “lucha de clases”.

 

Y sin embargo poco tiene que ver "Parásitos" con la reivindicación colectiva de un mundo distinto y sí tiene mucho que ver con otra válidatradición social, con ese impulso individual(ista) por medrar, por integrarse en una clase social superior y disfrutar de sus privilegios, lo que de toda la vida se ha llamado arribismo.

 

La coincidencia de una sociedad industrializada y de una cultura enfocada a pleno no solamente por la clase social, sino por las señales externas de pertenencia a esa clase, propició que la figura del arribista tuviera su representación más sólida en la literatura anglosajona a partir de la segunda mitad del siglo XIX. La desazón social producida por la revolución industrial tuvo primero en Dickens a un cronista del movimiento inverso, del desclasamiento, de la repentina caída en la pobreza por razones fuera del control de sus personajes (David Copperfield, la pequeña Dorrit, los protagonistas de Casa desolada). Cuando Dickens pinta a un arribista, como Pip en Grandes esperanzas, lo hace con tal ternura que apenas nos atrevemos a darle ese apelativo, y su ascensión por la escala social está tan fuera de su control como el descenso por la misma escala de los otros personajes. Totalmente opuesto es el otro gran personaje arribista de la primera época victoriana, el Barry Lyn­don de W. M. Thackeray, este sí, cínico y calculador.

 

A medida que los ejércitos de mano de obra asalariada llegan a los cinturones urbanos, el miedo a contaminarse por la irrupción de esa humanidad que la clase alta conceptualiza como impenetrable y animal adopta varias formas literarias, desde el mito de Fran­kenstein (que Franco Moretti dice que simboliza el miedo de la burguesía hacia el proletariado) hasta la novela policiaca, que nace como género en ese momento. Y la fascinación, surgida del temor y la curiosidad, alimenta la figura del arribista, un hombre del pueblo con talentos excepcionales (por supuesto, todo talento de un proletario, campesino, etcétera, será excepcional por definición), que aspira a ocupar un lugar que no le corresponde por nacimiento (como Jude el oscuro, de Thomas Hardy).

 

Esa fascinación se traduce generalmente como erótica: el arribista ingresa en la clase alta mediante una relación sexual con una mujer a la que seduce, no por su adecuación a los nuevos códigos, sino por sus “errores”. El ejemplo clásico es Una tragedia americana, de Theodore Dreiser, lo que nos recuerda que la novela estadounidense hereda este tema del arribismo y lo resitúa en la gran burguesía industrial, en lugar de la aristocracia.

 

Parásitos PósterAfiche de la película.

 

En este mundo incierto, en el que un huérfano como Heathcliff puede acabar siendo el dueño de Cumbres Borrascosas, se vigilan continuamente las marcas culturales de la pertenencia a una clase. Los arribistas están en riesgo permanente de ser descubiertos, ridiculizados o expuestos. Los delata su piel morena, sus modales toscos, las patadas a la gramática (el protagonista epónimo de Martin Eden), la pronunciación incorrecta del alemán (Leonard Bast en Howards End), la ropa desgastada o inadecuada.

 

Los protagonistas de "Parásitos", ayudados por la tecnología moderna y por la permeabilidad moderna de las costumbres, son prácticamente infalibles y no cometen ninguno de los errores de sus predecesores. Solo su olor corporal los delata, el “olor a pobre”, como se define sucintamente en la película, sin ninguna referencia a sus connotaciones de enfermedad, falta de higiene, hacinamiento. No solamente es un “error” imposible de subsanar, sino que probablemente sea el único error que nunca será un instrumento de seducción. Impedirá la integración perfecta de los perfectos arribistas, lo que no desencadenará una lucha de clases, pero sí una masacre colectiva.

 

Enraizada en la tradición cinematográfica y literaria del arribista o del trepa, "Parásitos" se separa de películas claramente emparentadas con ella, como El sirviente, de Joseph Losey, porque no trata de un “trepa”, sino de varios. El que todos los miembros de la familia se sumen uno a uno a la trama es una de las claves del humor de la película y de la incomodidad que suscita. Da la sensación de que podrían multiplicarse hasta el infinito, de que cualquier persona, pariente o no, podría participar con la misma destreza en el engaño. Y eso quizá sea lo más subversivo y novedoso de la película. En el relato clásico, un arribista individual trata de alcanzar una posición que admira. Para ello debe imitarla con su talento, y esa imitación es el mejor elogio y legitimación posible del orden social. La suerte del arribista se justifica por una meritocracia que a su vez ratifica los valores que sostienen la jerarquía. Bien decía Orwell que no se creería nunca a nadie que dijera admirar a la clase obrera hasta que no lo viera adoptar los modales del proletariado en la mesa.

 

Si cualquiera puede imitar el objeto de deseo y si la diferencia entre el original y la copia es algo tan intangible como un olor que solo perciben los privilegiados, la exclusividad y el aura se devalúan. Eso podría conducir, como soñaba Walter Benjamin, a un cambio social radical. Pero, por mucho que la crítica la invoque, si la lucha de clases no está presente, esa devaluación quizá sea solamente un síntoma más de la nueva hegemonía audiovisual.

Premios Oscar
Película
Cine
TODOS LOS GANADORES

Oscars 2020: "Parasite" arrasó e hizo historia en la gran noche del cine

El film de Bong Joon Ho también se impuso en las categorías Mejor guion original, Mejor película extranjera y Mejor director. Todos ganadores.
Lunes 10 de febrero de 2020

Oscars 2020, Reuters"Parasite" hizo historia, REUTERS.

Parasite, la película dirigida por Bong Joon Ho, fue elegida como la Mejor Película, sobre las otras ocho nominadas.
  

Si bien era una de las candidatas, al haber obtenido el premio a Mejor Director y haber sido elegida como Mejor Película Extrajera, muchos suponían que no se llevaría el premio mayor de la noche.
 

Oscars 2020, Reuters 

En los otros premios importantes de la velada, Joaquin Phoenix se lleva el Oscar a Mejor Actor Protagonista por su papel en "Joker", la controversial película que representa una lucha contra el sistema establecido.
  

Mientras que el premio a Mejor Actriz fue para Renee Zellweberg por su papel en "Judy", donde encarna a Judy Garland, para lo cual debió realizar una verdadera transformación física.

  

Finalmente, el coreano Bong Joon Ho ganó el premio como Mejor Director, por la película Parasite, en lo que constituyó la primera gran sorpresa de la noche de los Oscars.
  

 

En el inicio de la entrega de los premios Oscar, el actor Brad Pitt se llevó la primera estatuilla como Mejor Actor de Reparto por su participación en la película "Érase una vez en Hollywood" y Lauran Dern en "Historia de un matrimonio".
  

La película de Quentin Tarantino es también, una de las candidatas a Mejor Película.

Oscars 2020, Reuters

Todos los ganadores


Mejor película

Contra lo imposible.

El Irlandés.

Jojo Rabbit.

Joker.

Mujercitas.

Historia de un matrimonio.

1917.

Había una vez en Hollywood.

Parasite.

Oscars 2020, Reuters

Dirección

Bong Joon Ho, Parasite.

Sam Mendes, 1917.

Todd Phillips, Joker.

Martin Scorsese, El Irlandés.

Quentin Tarantino, Había una vez en Hollywood.

 

Actor

Antonio Banderas, Dolor y Gloria.

Leonardo DiCaprio, Había una vez en Hollywood.

Adam Driver, Historia de un matrimonio.

Joaquin Phoenix, Joker.

Jonathan Pryce, Los dos papas.

Oscars 2020, Reuters

Actriz

Cynthia Erivo, Harriet.

Scarlett Johansson, Historia de un matrimonio.

Saoirse Ronan, Mujercitas.

Charlize Theron, El Escándalo.

Renée Zellweger, Judy.

Oscars 2020, Reuters

Actor de reparto

Tom Hanks, Un buen día en el vecindario.

Anthony Hopkins, Los dos papas.

Brad Pitt, Había una vez en Hollywood.

Joe Pesci, El Irlandés.

Al Pacino, El Irlandés.

 

Actriz de reparto

Kathy Bates, Richard Jewell.

Laura Dern, Historia de un matrimonio.

Scarlett Johansson, Jojo Rabbit.

Florence Pugh, Mujercitas.

Margot Robbie, El Escándalo.

Oscars 2020, Reuters

Cinematografía

El Irlandés, Rodrigo Prieto.

Joker, Lawrence Sher.

The Lighthouse, Jarin Blaschke.

1917, Roger Deakins.

Había una vez en Hollywood, Robert Richardson.

Oscars 2020, Reuters

Guión adaptado

El Irlandés, Steven Zaillian.

Jojo Rabbit, Taika Waititi.

Joker, Todd Phillips, Scott Silver.

Just Mercy, Destin Daniel Cretton y Andrew Lanham.

Mujercitas, Greta Gerwig.

Los dos papas, Anthony McCarten.

 

Guión original

Entre navajas y secretos, Rian Johnson.

Historia de un matrimonio, Noah Baumbach.

1917, Sam Mendes y Krysty Wilson-Cairns.

Había una vez en Hollywood, Quentin Tarantino.

Parasite, Bong Joon-ho, Jin Won Han.

 

Música original

Hildur Guðnadóttir, Joker.

Alexandre Desplat, Mujercitas.

Randy Newman, Historia de un matrimonio.

Thomas Newman, 1917.

John Williams, Star Wars, Episodio IX: El ascenso de Skywalker.

Oscars 2020, Reuters

Diseño de vestuario

El Irlandés.

Jojo Rabbit.

Joker.

Mujercitas.

Había una vez en Hollywood.

 

Corto animado

Dcera (Daughter).

Hair Love.

Kitbull.

Memorable.

Sister.

 

Efectos visuales

Avengers: Endgame

El Irlandés

El rey león

1917

Star Wars, Episodio IX: El ascenso de Skywalker.

 

Cortometraje

Brotherhood.

Nefta Football Club.

The Neighbors' Window.

Saria.

A Sister'.

 

Cortometraje musical

In the Absence.

Learning to Skateboard in a Warzone (If You're a Girl).

Life Overtakes Me.

St. Louis Superman.

Walk Run Cha-Cha'.

 

Largometraje documental

American Factory.

The Cave.

The Edge of Democracy.

For Sama.

Honeyland.

 

Canción original

"(I'm Gonna) Love Me Again'', de Rocketman.

"I'm Standing With You", de Breakthrough.

"Into The Unknown", de Frozen II.

"Stand Up", de Harriet.

"I Can't Let You Throw Yourself Away", de Toy Story 4.

 

Película internacional

Corpus Christi.

Honeyland.

Les Miserables.

Dolor y gloria.

Parasite.

 

Edición

Contra lo imposible.

Jojo Rabbit.

El Irlandés.

Joker.

Parasite.

 

Película animada

Cómo entrenar a tu dragón 3.

I lost my body.

Klaus.

Missing Link.

Toy Story 4.

 

Diseño de producción

El Irlandés.

Jojo Rabbit.

1917.

Había una vez en Hollywood.

Parasite.

 

Maquillaje y peinado

El escándalo.

Joker.

Judy.

Maléfica: Dueña del mal.

1917.

 

Mezcla de sonido

Ad Astra.

Contra lo imposible.

Joker.

1917.

Había una vez en Hollywood.

 

Edición de sonido

Contra lo imposible.

Joker.

1917.

Había una vez en Hollywood.

Star Wars, Episodio IX: El ascenso de SkyWalker.

Oscars
Hollywood
Cine
Película