Martín Guzmán, AGENCIA NAGuzmán, NA.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó esta noche que "hoy el plan de Gobierno es administrar la emergencia" por la pandemia de coronavirus, al tiempo que aclaró que en relación a la renegociación de la deuda la Argentina hizo "el último y máximo esfuerzo" y ahora esperan la respuesta de los acreedores" a la propuesta.

 

El fondo de inversión BlackRock, que lidera el comité de bonistas más duros en la negociación con el Gobierno, rechazó la oferta de canje que presentó el Ministerio de Economía pero llamó a seguir con las negociaciones.

 

En ese aspecto, Guzmán explicó en declaraciones al canal Todo Noticias (TN) que "no hay margen" para mejorarla.

 

Noticias relacionadas

Explicó que uno de los objetivos a los que apuntan es a la flexibilización del cepo cambiario, pero explicó que las restricciones de compra de moneda extranjera no se pueden quitarse "de un día para el otro".

 

"No es correcto decir que Alberto Fernández no tiene un plan Lo primero es cuidar la vida y la salud. siempre nos dice que para cuidar la vida hay que cuidar la salud y eso ayuda a la economía. Cuando se expande el virus afecta a la economía. Los países que mas sufrieron el impacto del coronavirus fueron los que no reaccionaron a tiempo. Hoy el plan es administrar la emergencia que se generó por el coronavirus", indicó Guzmán.

 

Además, dijo que en la postpandemia de coronavirus habrá "muchos contratos y empresas que van a estar en situación de inconsistencia, por compromisos" que no podrán cumplir.

 

En pleno proceso de reestructuración de la deuda externa aclaró que "llegar a un acuerdo no va a resolver los problemas de la economía", pero aclaró que sería "un punto de partida para tener finanzas públicas saneadas y tener certidumbre en el sector privado".

 

Guzmán sostuvo que "hay problemas que van a llevar tiempo", como las limitaciones a la adquisición de moneda divisas.

 

Además, precisó que apuntan a que "haya modificaciones en la regulación de la cuenta de capital" pero afirmó que "eso no se puede hacer de un día para el otro". Explicó que primero se debe generar "resiliencia y robustez, pudiendo acumular reservas" y advirtió que "sería imprudente tomar medidas muy rápidas".

 

Asimismo, se mostró optimista en la renegociación por la deuda con los bonistas, ya que dijo que todos los pasos que dio el Gobierno muestran "una voluntad plena de la Argentina para llegar a un acuerdo".

 

Dijo que ese eventual consenso le serviría al país para poder establecer "condiciones para la recuperación".

 

Además, sostuvo que "sería clave para la Argentina llegar a un acuerdo con los acreedores, tanto para el sector privado como el público".

 

"La economía argentina estaba enferma y le llegó el coronavirus, lo que hace más difícil lidiar con el problema. No tenemos acceso al financiamiento que tienen otras economías con finanzas sanas", precisó.

 

En relación a las medidas económicas ante la crisis de la pandemia consideró que "no se puede vivir todo el tiempo con déficit financiado con deuda, porque en algún momento eso explota" aunque tampoco "con déficit financiado por la autoridad monetaria, porque esos pesos empiezan a irse al dólar y generan problemas de inflación".

 

Tras el rechazo de Blackrock, Guzmán dijo que "claramente" no hay margen para mejorar la oferta de deuda.

 

"El gobierno anterior se endeudó a tasa de interés promedio en dólares al 7 por ciento. Muestra que el riesgo vaya mal.

 

Argentina se endeudó mucho y rápido. Se rifó el crédito internacional en dos años y medio. Eso le indicó a la gente y a la economía problemas", afirmó.

 

Guzmán sostuvo que buscan "solucionar ese problema de una forma ordenada para las partes" y añadió que están "en negociaciones y cada parte defiende sus intereses", en relación a los acreedores.

 

Aclaró que el Gobierno "no busca generar una situación confrontativa" y ahora "la pelota está del lado de los acreedores".

 

El funcionario nacional consideró que la situación actual "es muy difícil" y que se debe ir hacia un camino "que le permita al Estado hacer políticas públicas para generar más productividad, más empleo".

 

El ministro señaló que ve a la salida de la pandemia "con muchos contratos y empresas que van a estar en situación de inconsistencia", por problemas de haber tomado compromisos que ahora no se pueden resolver".