Sergio Berni, ministro de seguridad bonaerense, NABERNI. NA

El ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, hablo tras la protesta de la policía Bonaerense de la semana pasada, que incluso llegó hasta la Quinta de Olivos, y dijo que "concurrieron 42 patrulleros y 86 policías, están todos identificados y van a recibir sanciones".

 

A su vez, destacó: "No hubo ningún alzamiento policial, el 98,5% estuvo trabajando".

 

"A la quinta de Olivos concurrieron 42 patrulleros y 86 policías, están todos identificados, son todos de la superintendencia de la zona norte, Tigre, San isidro, Vicente López, una superintendencia que tiene 3.450 efectivos, solo concurrieron 86, es gravísimo. Van a recibir sanciones, olvidense. Esa es la policía que tenemos y no la podemos ocultar", dijo el funcionario en diálogo con TN.

 

Noticias relacionadas

En la entrevista manifestó que "la Policía está tranquila. No podemos hacer una generalización de lo que pasó. Fue una protesta que primero se venía expresando en las redes sociales, llegó la ola y en esa ola se montaron un montón de actores de la política, actores que intentaban generar unas condiciones sindicales porque la policía no tiene ámbito sindical, por lo tanto, se está disputando una representación sindical de la policía. En esa trampa también quedaron policías que venimos denunciando, las policías locales han fracasado, no puede generar un policía en seis meses y darle una arma".

 

Destacó que "no hubo ningún alzamiento policial. La policía en el 98,5% de sus hombres estuvieron trabajando y garantizaron la seguridad en la Provincia. Es un sector minúsculo de la policía que nosotros venimos diciendo que no puede ser policías, se incorporando en seis meses. La rebelión de los pitufos le pusieron".

 

Berni sostuvo que "si bien Scioli reclutó la Policía, después esa policía tenía un plan de carrera, en 2016 y 2017 debería haber tenido los cursos para ascender y no se hicieron, no hubo capacitación. Por cada municipio esa policía se repartió 600 u 800 efectivos y solamente se les puso 3 o 4 comisarios, por lo tanto esa policía no tuvo control. Ningún comisario quería hacerse cargo de la policía local, hubo una ruptura de mando de facto, empezaron a tener una policía autónoma".

 

"Cuando asumimos el rechazo de los bonaerenses a la Policía de la Provincia era del 97%. Queremos una policía humana y el estado se encarga de deshumanizar a la policía. No puede ganar lo que estaba ganando. Va a una comisaría que tiene lugar para alojar a tres presos y tiene a 15, el baño está rebalsando por todos lados, tiene que empujar al patrullero para empezar a trabajar", sentenció el funcionario.

 

En la entrevista, Berni también tuvo palabras sobre el tema de la inseguridad en la Provincia de Buenos Aires y dijo que "en la pandemia hubo una caída brusca de todos los delitos, cuando se empezó a restituir la movilidad, los números volvieron a subir y se estabilizaron. Cuando hacemos una proyección de los delitos y pone a la situación económica como variable, estamos por debajo de la proyección criminal casi en un 50% y con respecto a agosto del año pasado estamos un 22% abajo en delitos prevenibles".

 

En cuanto a las versiones del pedido de su renuncia que habrían hecho funcionarios oficialistas, Berni dijo: "Gobernar es representar intereses, nosotros representamos intereses que a muchos le molestan. No escuché a ningún intendente decir nada sobre mí. No tengo trato con el gobierno nacional más que el de gestión. Un funcionario del gobierno nacional sabe que quien pone o saca ministro en la provincia es el gobernador. Soy un ministro que responde a las directivas y órdenes del gobernador".