telescopio chinaContinúan las inversiones Chinas por la búsqueda de información espacial.

China planea inaugurar por primera vez este domingo el telescopio más grande del mundo en su búsqueda por descubrir los fundamentos que rigen el universo. El Telescopio esférico de 500 metros de apertura (FAST, por sus siglas en inglés) celebrará hoy su "ceremonia de primera luz", procedimiento en el que un telescopio abre sus ojos y captura sus primeras imágenes del universo.

 

Cinco años de trabajos le tomaron a los investigadores que han convertido a FAST en el mayor telescopio de apertura única del mundo, con un campo de visión casi dos veces más grande que el Arecibo (Puerto Rico), que durante 53 años ha ocupado el primer puesto de la lista. Pekín planea construir en el futuro, junto a otros, este aparato que pretende atraer a científicos internacionales al país, que desde hace unos años pelea contra Estados Unidos por el descubrimiento de nuevas cuestiones ligadas al mundo espacial. Con la puesta en marcha de FAST, China apuntala su programa espacial, que está viviendo grandes avances en los últimos tiempos

 

Se espera que FAST arroje algo de luz sobre los orígenes del universo mediante el mapeo de la distribución de hidrógeno, el elemento más abundante en nuestra galaxia y más allá, y que permita observar muchas más púlsares -densas estrellas giratorias que actúan como relojes cósmicos-, lo que Con un área que cubre aproximadamente 30 campos de fútbol y un diámetro de 500 metros, "será un muy buen telescopio para el estudio de algunas áreas de la astronomía, especialmente para el de los púlsares y la distribución de las galaxias en el universo local. Conseguirá contribuciones significativas", señaló Donald Campbell, profesor de astronomía de la Universidad de Cornell y ex director del Observatorio de Arecibo, al diario hongkonés SCMP.

 

Noticias relacionadas

El nuevo instrumento ha tenido un coste de 1.200 millones de yuanes (más de 160 millones de euros), a los que hay que añadir otros 240 millones de euros para recolocar a los más de 9.000 residentes que tuvieron que ser reasentados por la construcción, según aseguró la agencia Xinhua. Ahora mismo, nadie puede vivir a 5 kilómetros a la redonda del complejo.

 

"El Gobierno chino está dispuesto a gastar mucho dinero en investigación básica, lo que es una buena noticia para nosotros. Esto crea una gran cantidad de oportunidades para los astrónomos de todo el mundo", aseguró al mismo diario Stephen Ng, científico de la Universidad de Hong Kong.

 

Para decidir el lugar donde ubicar el telescopio, los científicos del país estudiaron más de 400 posibles lugares durante 10 años. Finalmente, se decidieron por esta ubicación remota de la provincia de Guizhou debido a que la forma de "huevera" de la depresión de Dawodang era perfecta de tamaño, y a que las montañas circundantes actuan como escudo contra las interferencias de radiofrecuencia del exterior.

 

Sin embargo, para la gran mayoría, la meta más excitante de este proyecto es la búsqueda de vida extraterrestre, ya que la sensibilidad de FAST le capacita para detectar exoplanetas que otros telescopios no pueden. "El potencial de FAST para descubrir una civilización extraterrestre será de 5 a 10 veces mayor que la de los equipos actuales, ya que puede ver más lejos y en planetas más oscuros", apuntó el director del Laboratorio de Tecnología de Radioastronomía NAO, Peng Bo, a Xinhua.

 

"Es un proyecto muy prestigioso, pero la astronomía es muy internacional. China no es una excepción", comentó a CNN Andreas Wicenec, profesor en el Centro Internacional de Radioastronomía de Australia.