Drones, Tecnología

A más de cinco años de la predicción de Jeff Bezos, el fundador de Amazon, quien en una entrevista en diciembre de 2013, pronosticó que las entregas con drones podrían volverse comunes, la realidad parece estar bastante lejos de ello.

 

Complejidad técnica, seguridad y costos entre otras cosas, han demostrado ser algunos de los obstáculos que hacen esperar su expansión.

 

Entre las cuestiones no resueltas además, figuran si es seguro permitir que los drones vuelen más allá de la línea de visión de un piloto, que operen en la noche y que vuelen encima de la gente.

 

Noticias relacionadas

Por otro lado, ya hay empresas como Zipline, que distribuye sangre vía drones en Ruanda, y Swoop Aero, firma australiana que reparte vacunas y otros medicamentos en Vanuatu, en el Pacífico que prueban que esta tecnología no sólo es segura, sino eficaz y ambientalmente responsable.

 

“La escala no nos preocupa en este momento. Creemos firmemente que a la larga podremos desarrollar un servicio de entregas para comunidades que les permitirá transportar artículos en sólo unos minutos a bajo costo”, dijo James Burgess, director ejecutivo de Wing.

 

La división Prime Air de Amazon es parte de un consorcio de compañías que participan en una prueba de entregas con drones de la Unión Europea en Bélgica. La startup israelí Flytrex ya entrega mercadería vía drones en Reikiavik.

 

Lo real es que las personas se muestran preocupadas por la privacidad y el sonido, pero en este marco, los gobiernos intentan educar a sus residentes sobre estos aparatos, ya que los niveles de ruido son comparables con las lavavajillas y los autos que pasan cerca, reporta Flytrex.

 

En materia de privacidad, los drones no tienen cámaras con vista hacia adelante capaces de fotografiar a quienes están en tierra, lo que traería alivio a esta cuetión. Además, tal como explicó  Burgess: "Los beneficios ambientales son reales."