Mauro Icardi y Wanda Nara, Inter, fútbol

(Foto: Reuters)

 

La crisis que atraviesan el club italiano de fútbol Inter y uno de sus jugadores estrella, el argentino Mauro Icardi, tiene ribetes insospechados. Mientras todo parece indicar que la relación entre las partes va hacia una ruptura inevitable, los números de la cuenta bancaria del delantero aumentan.

 

Es que desde el preciso momento en que su esposa Wanda Nara se hizo cargo de la carrera del jugador y todas las negociaciones, Icardi cuadriplicó su salario. De hecho, pasó de recibir casi 5 millones de euros al año y arregló una cláusula de rescisión de 110 millones de la moneda europea.

 

Noticias relacionadas

Wanda se jacta de tales progresos y dijo públicamente: "Soy la única mujer que le hace ganar dinero a su marido".

 

"Mauro pasó de valer 14 millones a 250", dijo Wanda Nara.

 

Con un pasado en La Masía del Barcelona y un gran momento en la Sampdoria, el delantero argentino llegó al equipo milanés en 2013, en momentos en que era poco más que una promesa del fútbol.

 

Así fue como en la temporada pasada el argentino se transformó en el máximo artillero del Calcio, pero en la actualidad su futuro parece incierto, dado que aún las partes no se han puesto de acuerdo en la extensión del vínculo.

 

"Mauro confía tanto en mí que me manda a pelear sus contratos en lugar de dejarme haciendo milanesas y cuidando a los chicos", dijo Wanda en una entrevista a la revista Gente.