Marcha para pedir Justicia tras el asesinato del diácono

Vecinos de Temperley marcharon este lunes para pedir Justicia tras el asesinato del diácono Guillermo Luquin.

El diácono murió el domingo en su casa del partido de Lomas de Zamora, luego de ser atacado y recibir una herida cortante en la zona del cuello que le provocó una hemorragia.

"Daba misas con mucha simpatía, estamos de luto", comentó a Canal 26 una de las vecinas que participó de la movilización.

"Enterarnos de esto fue algo espantoso, sentimos muchísimo dolor y tristeza", declaró otra vecina. 

Este lunes el cuerpo del religioso fue sometido a una autopsia y presentó un golpe en la cabeza y cinco lesiones superficiales de arma blanca, una de ellas en el cuello.

Noticias relacionadas

 

Fuentes judiciales indicaron que, en principio, no pudo establecerse de manera fehaciente cuál de las heridas halladas le provocó la muerte, por lo que se decidió realizar una serie de estudios complementarios.


Asimismo, durante el lunes por la tarde se informó que un hombre fue demorado como sospechoso del crimen y trasladado por efectivos de la Policía Bonaerense a la Fiscalía número 4 de Lomas de Zamora para que sea entrevistado por el fiscal de la causa, Gerardo Mohoraz, pero tras declarar fue dejado en libertad.


Los investigadores descubrieron que el sospechoso se había contactado con la víctima a través de Messenger horas antes del asesinato.


El religioso, de 52 años, además se desempeñaba como empleado del Banco Provincia.
Al ser descubierto el crimen, la víctima presentaba al menos una herida cortante en el cuello y estaba envuelto en las sábanas de la cama, mientras que en la casa no había señales de ingresos forzados o del robo de elementos de valor.