Cristina Fernández de Kirchner, NACristina Fernández de Kirchner, vicepresidenta electa, NA

La titular provisoria del Senado, Jeanine Añez, asumió la presidencia de Bolivia, en una sesión del Congreso que tuvo la ausencia de los congresistas del MAS, el partido que responde a Evo Morales, y por el cual no hubo quórum.

 

Quién se expresó al respecto fue la vicepresidente electa, Cristina Fernández de Kirchner, la actual senadora por el Frente de Todos se encuentra en Cuba acompañando a su hija y se manifestó en la red social Twitter.


"Se ha instalado una nueva moda en Latinoamérica: parece que a los Presidentes ya no los eligen los pueblos... Ahora, se autoproclaman con gran patrocinio mediático e inmediato reconocimiento de ya sabemos quién. Lo curioso, además, es que dicen hacerlo en nombre de la democracia", remarcó en un tweet que publicó en la última hora.

 

El ahora ex presidente de Bolivia, Evo Morales, ya se había pronunciado al respecto cuando se conoció la autoproclamación de la senadora opositora y remarcó que "se ha consumado el golpe más artero y nefasto de la historia".

 

La senadora, electa por el partido Unidad Demócrata asumió la presidencia del Senado en forma transitoria por ser la segunda vicepresidenta tras la dimisión de la titular del mismo, Adriana Salvatierra.

 

Por su parte el actual gobierno argentino "está analizando" la asunción de la senadora Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia en el día de ayer, y por el momento no se pronunciará al respecto.

 

Así lo señalaron fuentes de Cancillería, que explicaron por ahora el Poder Ejecutivo continúa "analizando la asunción de la senadora Áñez como presidenta del Senado boliviano a raíz de la vacancia generada por la renuncia" de las autoridades que la antecedían en ese cuerpo parlamentario, pero recordaron que por ahora "faltaría la aprobación de la Asamblea Legislativa" boliviana para que se cumplan los requisitos constitucionales dispuestos por ese país.

 

Eso marca una diferencia con países como los Estados Unidos o Brasil, que ya han reconocido a Áñez como presidenta interina, del mismo modo que lo hizo el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.