Qué fue lo que reveló el experimento sobre inteligencia más grande del mundo

¿Qué ganas y qué pierdes con la edad? ¿Te está volviendo tonto tu teléfono inteligente? ¿Puedes hacer algo para mantener tus habilidades mentales e incluso para mejorarlas?
Domingo 17 de mayo de 2020

Experimento sobre inteligencia más grande del mundoInvestigación sobre la inteligencia.

Cuando se trata de medir la inteligencia, hay muchas habilidades que entran en juego, desde la resolución de problemas y las habilidades ligadas a las relaciones espaciales, hasta la conciencia emocional y la memoria de trabajo.

 

Pero, no importa cómo lo desgloses, una cosa está clara: la inteligencia importa.

 

Las personas que obtienen buenos resultados en las pruebas de inteligencia tienden, en promedio, a vivir más, envejecer mejor y tienen más probabilidades de alcanzar el éxito académico y profesional.

 

Noticias relacionadas

La buena noticia es que cada vez más investigaciones indican que la inteligencia no es fija.

 

Aunque hasta hace unos años se creía que nacíamos con todas las células cerebrales que tendríamos, y que a partir de la 5ª década de vida todo iba cuesta abajo, ahora sabemos que no es cierto.

 

Somos plásticos.
Tecnologías como las imágenes por resonancia magnética (IRM) y la Magnetoencefalografía (MEG) nos han permitido ver por dentro cerebros vivos y observar cómo funcionan de una manera que no era posible hace una década. Esta investigación ha arrojado luz sobre algo que los científicos llaman "neuroplasticidad": la idea de que nuestros cerebros continúan cambiando y que nuevas células cerebrales crecen y seguimos estableciendo nuevas conexiones cerebrales a lo largo de nuestras vidas.Además, ahora sabemos mucho más sobre la medida en que estos cambios están influenciados por el mundo que nos rodea, y hasta por las decisiones que tomamos en nuestra vida cotidiana.

 

Eso nos presenta la tentadora posibilidad de que tenemos más control sobre nuestros cerebros y nuestra capacidad cognitiva de lo que creíamos.

 

Por eso es tan importante comprender cómo funciona nuestra inteligencia, qué factores la afectan y cómo es posible mejorarla.

 

Experimento sobre inteligencia más grande del mundo

 

A prueba.
Con eso en mente, en enero de 2020, la BBC publicó en su sitio online un test de inteligencia ideado con el doctor Adam Hampshire del Imperial College de Londres e invitó al público a participar.

 

Y el público respondió... y sigue respondiendo: más de un cuarto de millón de personas contestaron algunas preguntas sobre ellas mismas y luego se pusieron a prueba, con actividades que a veces parecen juegos.

 

"¡Es un número fenomenal de personas!", exclamó Hampshire. "Es el equivalente de unas 125.000 horas de pruebas, o más de 14 años".

 

Esas cifras permiten tener una visión sobre cómo distintos tipos de inteligencia humana están relacionados con variables como estilo de vida, personalidad y, particularmente único en este estudio, el uso de tecnología.

 

Las más de 250.000 respuestas que llegaron -convirtiendo a esta prueba en la más grande de su tipo- y las que seguirán llegando contribuirán a una importante investigación científica, que ayudará a los científicos del Departamento de Ciencias del Cerebro del Imperial College de Londres a comprender cómo nuestro comportamiento y estilo de vida están afectando nuestra inteligencia.

 

Con datos recopilados hasta ahora, la prueba ha revelado algunos hallazgos inesperados.

 

Antes de contártelos, unos puntos para tener en cuenta:

Esta no es una prueba de coeficiente intelectual, ya que los científicos están midiendo el rendimiento en diferentes aspectos de la inteligencia que se relacionan con sistemas cerebrales específicos. El público que respondió es mayoritariamente británico.

 

Experimento sobre inteligencia más grande del mundo

 

¿Quién es mejor para resolver problemas?

Cuando se trata de habilidades para resolver problemas, descubrimos que los que dijeron que les gustaba comer frutas y verduras obtuvieron mejores resultados en esta prueba. Claro que no se sabe aún si las frutas y verduras nos hacen más listos o si la gente más lista sencillamente elige alimentarse con comidas sanas.

 

Experimento sobre inteligencia más grande del mundo

 

Pero el factor más importante que afectó la capacidad de resolución de problemas fue la edad. Envejecer puede aportar sabiduría, pero lamentablemente no te hace más agudo. Los veinteañeros obtuvieron los mejores resultados en este aspecto de la prueba, y los puntajes disminuyeron dramáticamente en los participantes mayores.

 

Además, descubrimos que la memoria de trabajo, la inteligencia espacial y la atención alcanzan su punto máximo en alrededor de los 20 años y decaen después de eso. Y es que, con el pasar de los años, nuestros cerebros literalmente empiezan a funcionar a paso cada vez más lento.

 

¿Sabías que...
Cuando se trata de inteligencia, el tamaño del cerebro no parece ser un factor definitivo
Al parecer, los individuos que tienen más materia gris tienen una capacidad cognitiva un poco más alta. Pero la investigación muestra que la materia blanca es crucial para la rapidez de pensamiento. Es la que alberga todas las conexiones entre las áreas del cerebro.
Se llaman vías neuronales y cada uno de nosotros tiene cientos de millones de ellas en el cerebro; de juntar sólo las tuyas, le darían 4 veces la vuelta al mundo. Están aisladas por una sustancia grasosa que se llama mielina.

 

Experimento sobre inteligencia más grande del mundo

 

Todo esto nos lo explicó el doctor Simon Cox, uno de los expertos de la Universidad de Edimburgo, que han estado estudiando miles de cerebros y encontrado que una de las características de los cerebros de la gente inteligente son mejores conexiones.

 

La velocidad de procesamiento depende de cuán bien aisladas están esas conexiones.

 

A medida que envejecemos, esa capa de mielina se adelgaza y la comunicación entre las neuronas se ralentiza, pues las señales no se transmiten tan fluida ni tan velozmente y puede haber interferencia de conexiones vecinas, explica el profesor Alan Gow, de Heriot-Watt University.

 

"Otro proceso que notamos es el llamado atrofia, el encogimiento general del volumen del cerebro a medida que envejecemos".

 

¿Nada qué hacer?
Probablemente sí. Mira cuán diferente es la masa cerebral entre las dos personas que aparecen en esta imagen que nos trajo Gow. Ambas tienen la misma edad. "No parece ser inevitable: el nivel de atrofia y de daño en la materia blanca varía entre personas. Lo que queremos entender es cuáles son los factores en el estilo de vida o conducta que marcan la diferencia". Una pista puede estar escondida precisamente en los tests de coeficiente de inteligencia.

 

A pesar de ser a menudo criticados, una de sus ventajas es que se han estado haciendo durante mucho tiempo, así que revelan cambios, como que el CI de los niños británicos ha aumentado tanto desde 1938 que han tenido que recalibrar las pruebas más de una vez.

 

¿La razón? Hay mucho debate al respecto, pues tanto ha cambiado: mejor alimentación, mejor educación.

 

Pero hay un detalle intrigante. Durante todo el siglo XX, no hubo más que aumento. Al llegar al siglo XIX, en muchos lugares la curva se quedó congelada y en algunos, empezó a declinar.

 

Un estudio en particular en Noruega que muestraque han perdido 7 puntos de CI por generaciónentre los nacidos después de 1975.

 

Nadie sabe aún por qué. Lo que sí sabemos es que ha habido un gran cambio en nuestro estilo de vida en las últimas décadas.

 

¿Qué nos está haciendo la tecnología?
Nuestros científicos estaban particularmente interesados ​​en el impacto que nuestro creciente uso de la tecnología está teniendo en la memoria, las habilidades espaciales y otras áreas de la cognición. Le pedimos a la gente que nos dijera qué dispositivos usan, qué hacen con ellos y con qué frecuencia lo hacen. Analizamos aspectos como la búsqueda en internet, el uso de las redes sociales, el juego en línea y las compras en la red. Para nuestra sorpresa, no había un vínculo claro entre la capacidad intelectual y el tipo de tecnología utilizada ni la cantidad de tiempo empleado en ella.

 

Experimento sobre inteligencia más grande del mundo

 

Excepto en un área...

 

Cuanto más tiempo pasan las personas jugando juegos de computadora, mejor puntaje tenían en las pruebas de memoria de trabajo espacial (tu capacidad de recordar dónde están las cosas, como las llaves del auto), atención y razonamiento verbal.

 

En este caso, la edad efectiva no fue tomada en cuenta, así que no se trata de jóvenes y viejos, sino de un muy claro vínculo con el juego.

 

Uno de nuestros hallazgos más sorprendentes fue que los juegos realmente pueden mejorar uno de los componentes clave de la inteligencia: la memoria de trabajo, la capacidad para mantener temporalmente activa información para utilizarla en diferentes actividades cognitivas como comprender o pensar.

 

"Cualquiera que ido a algún lado a hacer algo y olvidado para qué fue al llegar, sabe de qué estamos hablando", señala la doctoraB, de la Universidad de Strathclyde.

 

Fue notable que las personas que juegan por computador obtuvieron mejores puntajes en esas pruebas que las que hacen entrenamiento mental, lo que indica que esos juegos pueden ser un pasatiempo más valioso para aquellos que desean mejorar sus habilidades cognitivas.

 

Cabe anotar que estudios controlados sobre la relación positiva entre la cantidad de juego y ese aspecto de la inteligencia han arrojado resultados consistentes con el de la BBC, señaló Nicholls.

 

¿Importa cuál juego?

"Los resultados más confiables hablan particularmente los videojuegos de mucha acción, aquellos que involucran navegar en distintos ambientes, encontrar objetivos visuales y tomar decisiones rápidas. Pero incluso hasta juegos de acertijos espaciales, como Tetris, son beneficiosos".

 

"Sin embargo, necesitamos hacer más investigación, por ejemplo sobre cuál es el número óptimo de horas de juego, pues a veces la afición afecta las horas de sueño y de ejercicio, y deja de ser un beneficio", subraya la doctora.

 

Experimento sobre inteligencia más grande del mundo

Las redes mentales.
Hubo otro vínculo fuerte... e inquietante, y fue entre aquellos que usan internet de manera excesiva y obsesiva (por ejemplo, revisar repetidamente los teléfonos inteligentes en la cama) y aquellos que se sienten ansiosos y estresados. Eso fue particularmente notable entre los más jóvenes. Es una de las pruebas más claras hasta ahora de que el uso excesivo de la tecnología puede tener un impacto negativo en la salud mental. Aunque ese vínculo nunca había sido hallado a una escala tan grande, "hay muchas investigaciones que indican que el uso excesivo de internet está asociado con mala salud mental, particularmente en adolescentes y jóvenes", señaló el doctor Lee Smith, de Anglia Ruskin University.

 

"Se debe en parte a que las redes alientan comparaciones a veces con metas imposibles. Además, nos permiten cuantificar nuestro éxito social. Esas dos cosas pueden estar aumentando los niveles de estrés".

 

Así que dedicarle menos tiempo a las redes sociales es mejor para la salud mental.

 

Experimento sobre inteligencia más grande del mundo

Malas noticias para los perezosos.
Hay evidencia intrigante de algo más que podemos hacer para maximizar nuestro poder cerebral. Al parecer, ser fuerte y estar en forma es bueno para el cerebro.

 

En la Universidad de Gales del Sur, han estado haciendo pruebas Stroop antes, durante y después de que la gente haga ejercicio. Las pruebas Stroop evalúan cuán pronto nuestro cerebro procesa una discordancia en la información.

 

Es más sencillo de lo que suena: mientras los voluntarios pedalean en una bicicleta estática, ven unas palabras que aparecen en una pantalla.

 

Son nombres de colores, solo que están en otro color -la palabra "verde", escrita en letras rojas-, y tienen que apretar un botón del color que dice la palabra.

 

"Hemos encontrado que la función cognitiva -la agilidad mental- mejora mientras estás haciendo ejercicio", contó el doctor Damien Bailey.

 

"Sabemos que como le está llegando más sangre al cerebro -más combustible: oxígeno y glucosa- hay más apoyo a varias áreas de funciones cognitivas".

 

Eso ocurre gracias a un truco de nuestros cuerpos.

 

El ejercicio incrementa los niveles de óxido de nitrógeno en la sangre, un químico que relaja los vasos sanguíneos y facilita del flujo de sangre.

 

Pero además, el ejercicio ayuda al cerebro aumentando la cantidad de el Factor neurotrófico derivado del cerebro o FNDC, que es una especie de fertilizador para las neuronas.

 

"Si estás produciendo y desarrollando más células y conexiones cerebrales, la toma de decisiones, la memoria, el raciocinio... todo mejora".

 

Según las investigaciones de la Universidad de Gales del Sur, entre más intensamente te ejercites mejor, pero incluso una vigorosa caminata dobla las cantidades de esos químicos en el cerebro.

 

Experimento sobre inteligencia más grande del mundo

¿Cómo nos afecta el género?
Una de nuestras pruebas analizó la capacidad de las personas para leer correctamente las emociones en una variedad de caras.

 

Descubrimos que quienes obtuvieron mejores resultados en esta prueba de inteligencia emocional tienen hermanos y/o hermanas, y también las que comparten sus vidas con gatos y/o perros.

 

Aunque no existe una diferencia general en la inteligencia entre los diferentes géneros, cuando se trata de nuestra inteligencia emocional, las mujeres obtuvieron mejores puntajes que los hombres y que aquellos que se identificaron como 'otro'.

 

Cómo en Uruguay enseñan la inteligencia emocional a miles de niños "para los trabajos del futuro".

 

En las pruebas de habilidad espacial y resolución de problemas, los hombres obtuvieron mejores puntajes que las mujeres y los otros.

 

Hay que subrayar que las diferencias fueron pequeñas, y hay mucho debate sobre si se deben principalmente a la naturaleza o la crianza.

 

Un análisis reciente de muchos estudios diferentes concluyó que las diferencias en la capacidad espacial tienden a aparecer en la edad escolar, lo que hace pensar que son en gran medida el resultado de la presión social y su impacto en cosas como la selección de juguetes.

 

Varios estudios muestran que los estereotipos claramente siguen existiendo y que pueden tener un efecto significativo en ciertas pruebas de inteligencia.

 

Experimento sobre inteligencia más grande del mundo

¿Se puede hacer algo para contrarrestar sus efectos?

"Hay un estudio muy bueno en el que tomaron a un grupo de niñas cuyas habilidades espaciales no eran tan buenas y las alentaron a jugar Tetris intensamente durante tres meses", cuenta la neurocientífica Gina Rippon.

 

"Las partes del cerebro que apuntalan el desempeño espacial cambiaron sutilmente". Regiones de la corteza se volvieron más gruesas y otras partes, más activas. "Así que podemos mostrar cómo una parte y una función específica del cerebro puede responder a entrenamiento y cambiar conductas". Quizás los hombres también pueden revertir sus deficiencias en la inteligencia emocional.

 

Experimento sobre inteligencia más grande del mundo

¿Y qué pasa a medida que envejecemos?
Las personas que obtuvieron mejores puntajes en inteligencia verbal fueron las que leen mucho. Los que comen más frutas y verduras también obtuvieron buenos resultados.

 

Esta fue una de las habilidades cognitivas más afectadas por el estilo de vida.

 

Y lo más interesante fue cómo las habilidades verbales varían según la edad.

 

Mientras que todas las demás habilidades cognitivas disminuyeron con la edad, la capacidad verbal aumentó dramáticamente, ¡alcanzando su punto máximo a los 70 y 80 años!

 


Este pico que se extiende hasta los años 70 y 80 es un nuevo hallazgo interesante. Estudios anteriores habían encontrado que se llegaba a la cima en los años 50 y 60 y luego disminuía.

 

"La habilidad verbal es un ejemplo de inteligencia cristalizada -explica el doctor Smith-, las habilidades que acumulamos a través del aprendizaje y la experiencia, que seguimos desarrollando y podemos retener hasta la vejez".

 

Y en Escocia tienen una pista de cómo podemos asegurarnos de que así sea.

 

El miércoles 4 de junio de 1947, los niños de 10 y 11 años que iban al colegio en todo el país tuvieron una examen de inteligencia. Décadas más tarde, académicos de la Universidad de Edimburgo se los encontraron en los archivos.

 

Entusiasmados, buscaron a esos niños -ahora de 70 años de edad- para que volvieran a hacer el mismo examen, con la idea de analizar los resultados y buscar las claves para el envejecimiento exitoso.

 

Y así fue.

 

El profesor Ian Dearry comparó los resultados y, para entender porqué los cerebros de algunos habían envejecido mejor que el de otros, los sometió a otras pruebas, incluyendo perfiles genéticos y detallados cuestionarios sobre sus estilos de vida.

 

"Hay una pequeña contribución de ciertos factores genéticos pero la más grande es el estilo de vida", dice Dearry.

 

Su investigación mostró que aquellos que se mantuvieron consistentemente activos física y mentalmente tenían mejor destreza de raciocinio. Eso también es cierto sobre aquellos que aprendieron otro idioma.

 

"Ciertamente hay cada vez más evidencia de que aprender o involucrarse con algo nuevo ayuda a reforzar o a crear nuevas conexiones. De hecho, aprender otro idioma a cualquier edad puede ser beneficioso", señala Alan Gow.

 

Tras revisar tantos estudios, ¿cuál sería su principal consejo para mantener el cerebro joven?

 

"La actividad física es la que consistentemente aparece como la más beneficiosa, pero no debemos olvidar las conexiones sociales: no estar solo es importante para la salud mental".

 

Antes de irnos, vale la pena recordar que hay cosas que este tipo de pruebas no pueden medir, como la personalidad.

 

Y la característica más importante de la personalidad en este contexto es el esmero. Los estudios indican que puede compensar cualquier deficiencia.

 

¡Así que a hacer ejercicio mientras juegas por computador algún videojuego en ruso!

 

Inteligencia artificial
cerebro
Investigación
ESTUDIO CIENTÍFICO

Fin del mito: desmienten que un año en la vida de un perro sean siete nuestros

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California, publicaron un informe en la revista científica Cell Systems. Consideran "falsa" esta creencia popular. ¿Cuál es la verdad?
Sábado 4 de julio de 2020

Perro, animales, mascotas, NAPerros y años de vida. NA.

Un nuevo estudio llevado a cabo en la Universidad de California, Estados Unidos, desmiente por completo la creencia de que un año canino sean siete de un humano y la nueva información revolucionó a todas aquellas familias que tienen a un perro como mascota.

 

El análisis fue hecho por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California, sede San Diego, y fue publicado en la revista científica Cell Systems, en que el que tildaron de "falso" al arraigado conocimiento popular.

 

De acuerdo a lo que manifestaron, es verdad que perros y humanos envejecen a velocidades distintas. De todos modos, desarrollaron una fórmula para calcular la relación basada en el cambio molecular en el ADN y cada resultado parece ser distinto según la raza del animal.

 

Agregaron que la equivalencia de uno año humano a siete de los perros fue siempre inconsistente y no muy sostenible debido a que perros de nueve meses de edad han alcanzado la madurez sexual y, utilizando una nueva fórmula tras realizar un estudio en un Labrador, llegaron a la conclusión de que un perro de un año de vida tiene la edad equivalente de un ser humano de 30.

 

"Esta relación no es constante, y la diferencia se achica en la vejez del animal. Cuando el perro llega a los cuatro años, tiene el equivalente de 52 años de edad humana. Y la tasa se reduce aún más cuando el can pasa los siete años de edad", indicaron.

 

Y siguieron explicando que la fórmula también es transferible a otras especies, ajustando por los datos particulares en el cambio molecular de su ADN.

 

Pese a que los resultados fueron contundentes, investigadores advirtieron que necesitarán realizar más pruebas en las que se incluirán diferentes razas de perros para obtener más precisión. 

Perros
Científicos
Investigación
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Analizan si las bacterias sintéticas pueden ser una pieza clave en la lucha contra el coronavirus

En Barcelona analizan piezas claves sobre la lucha contra el coronavirus a través de bacterias sintéticas.
Viernes 5 de junio de 2020

¿Cuáles son las superbacterias más resistentes? Salmonela Bacterias sintéticas analizadas para combatir el coronavirus.

Los científicos europeos en el Centro de Regulación Genómica de Barcelona llevan años estudiando. Investigan bacterias del género mycoplasma para poder desarrollar vacunas contra enfermedades respiratorias, principalmente en animales, pero también en humanos.

 

A través de avanzados métodos de investigación en biología han podido desarrollar bacterias sintéticas. Los científicos de este proyecto de investigación europeo creen que la mismas mismas herramientas podrían llevarles a desarrollar vacunas contra la COVID-19, utilizando las proteínas del coronavirus como antígenos.

 

"Una estrategia es usar estas proteínas víricas, con el fin de entrenar a nuestro sistema inmune, para que produzca estos anticuerpos y cuando llegue el virus lo pueda eliminar", asegura María Lluch- Senar, doctora en biotecnología e investigadora del centro.

 

El problema, según explica la bióloga, es que producir estas proteínas es un proceso muy costoso y, algunas veces, no es solo una proteína del virus la que interesa a los investigadores para generar anticuerpos en su contra, sino varias diferentes.

 

Bacterias sintéticas y no patógenas fueron diseñadas en este centro para generar estímulos de los sistemas inmunitarios de animales. Una vez que un microorganismo es comprendido y creado, el lenguaje universal del ADN hace posible que esa información pueda ser utilizada en otras aplicaciones biológicas.

 

"Tenemos un producto para matar bacterias que infectan el pulmón humano. La idea ahora es expresar proteínas del virus en esta bacteria que se unan al receptor de las células pulmonares humanas e impidan que el virus pueda entrar", sintetiza Luis Serrano, director del centro.

 

Además asegura que el coronavirus ha llegado para quedarse y no va a desaparecer. "Habrá que vacunarse como con la gripe, todos los años. Habrá que tener herramientas para combatirlo cuando tengas la infección y esta podría ser una de ellas".

 

Los científicos creen que su saber-hacer sobre biología sintética podría producir resultados en algunas líneas de investigación en unos 18 meses.

Coronavirus
Barcelona
Investigación