Roberto Giordano, peluqueroGiordano.

El Juzgado Nacional en lo Penal Económico N°10, a cargo de Diego Amarante, ordenó el procesamiento del peluquero Roberto Giordano por el delito de insolvencia fiscal fraudulenta. Fuentes judiciales informaron que el magistrado a cargo de la causa dispuso la prohibición de salida del país y embargó al empresario por $ 30 millones.

 

Atrás quedaron sus noches de glamour y fiesta en Punta del Este donde sus desfiles eran de lo más esperado en la década de los 90s.

 

Giordano estuvo rodeado de figuras, era el peinador favorito de Valeria Mazza, Andrea Frigerio, Pampita, Nicole Neumann, Dolores Barreiro, etc.

 

Noticias relacionadas

Pero, ¿cuándo comenzó la caída de uno de los peluqueros más famosos del país? Algunos señalan un episodio en particular que ocurrió en de noviembre de 1995, durante un superclásico donde hinchas de River lo golpearon que dejó una frase que quedó para la historia: “no me peguen, soy Giordano”.

 

En diciembre de 2002, allanaron 16 peluquerías de su propiedad, en el marco de una causa en la que se investigaba una presunta evasión impositiva y facturación en negro.

Roberto Giordano, peluquero 

Fue en 2009 cuando en agosto de 2009, la jueza en lo comercial Julia Villanueva ordenó la quiebra del peluquero, a pedido de sus numerosos acreedores, entre ellos la AFIP, la Federación Nacional de Trabajadores de Peluquería, Estética y Afines, la Obra Social del Personal de Peluquería, el Sindicato de la actividad, y varios ex empleados.

 

En agosto de 2016 recibió una nueva condena por evasión de casi 7 millones de pesos. El Juzgado Penal Económico 10, a cargo de Diego Garcia Berro, le impuso además la obligación de no ausentarse de su domicilio real por más de veinticuatro horas sin dar aviso a la Justicia.

 

La causa por la que se lo investiga ahora tiene su origen en una denuncia penal realizada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip). La investigación judicial evidenció que el empresario creó una serie de sociedades donde habría designado como autoridades a conocidos sin capacidad contributiva.

Roberto Giordano, peluquero 

Asimismo, en el marco de la causa se corroboró que el empresario habría ocultado al menos 17 bienes de su propiedad a través de tres firmas: Guildin SA, Adraltior SA, y Nilamar SA.

 

A través de esa maniobra defraudó a sus acreedores, entre los que figura el fisco nacional.

 

Las empresas no eran operativas, sino que tenían como única finalidad ser titulares de inmuebles sin ejercer actividad alguna.

 

Así se determinó que las operaciones de transferencias de inmuebles, se suman a la creación de las sociedades, con la única finalidad de impedir fraudulentamente el cobro de sus deudas.

 

A través de este mecanismo, Giordano utilizaba la cadena de peluquerías para acumular deudas laborales, comerciales, pero fundamentalmente tributarias y previsionales.

 

Así se financiaba y permitía el crecimiento de su negocio, al tiempo que su patrimonio era ocultado a través de sociedades y testaferros, impidiendo sucesivamente a la Dirección General Impositiva (DGI) el cobro de sus deudas tributarias y previsionales.

 

Además de su procesamiento, teniendo en cuenta la naturaleza económica del delito investigado, el juez dispuso la prohibición de salida del país del peluquero, que comenzará a regir cuando finalicen las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Poder Ejecutivo

 

Asimismo, se le ordenó el embargo sobre los bienes de Giordano por la suma de $ 30 millones.