Coronavirus, Argentina, pandemia, desempleo, ReutersDesocupación en cuarentena. Reuters.

Con base a la información oficial aportada por el Indec y con los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), desde el Observatorio de la Deuda Social Argentina sostienen que como consecuencia directa de la crisis por la pandemia de coronavirus, la tasa de desocupación subió en Argentina de 10,4% en el primer trimestre del año a valores cercanos al 15,5% en el segundo trimestre (abril, mayo y junio).

 

Este aumento de 10,4% a 15,5% habría generado un a suba en la cantidad total de desocupados de 2,2 millones a 3,3 millones. Son 1.090.000 desocupados más, bajo el supuesto de una tasa de actividad sin variantes (47,1%). Los números son proyectados para un total de población económicamente activa de 19 millones de personas.

 

Mayoritariamente, de acuerdo a lo que resaltaron desde la UCA, son trabajadores que perdieron su trabajo en la crisis del coronavirus —unos 950.000 trabajadores—, aunque una parte de ellos habrían sido nuevos desocupados o ingresos al mercado de trabajo.

 

Noticias relacionadas

El Observatorio de la Deuda Social de la UCA también sostuvo que casi un tercio de estos trabajadores (300.000) habrían tenido como fuente de empleo un trabajo formal, asalariado o autónomo. Pero la mayor parte de los desocupados (más de 650.000 trabajadores) habrían sido trabajadores informales. Esto incluye cuentapropistas, no profesionales, trabajadores eventuales y empleos asalariados no registrados de pequeños y mediados emprendimientos.

 

De acuerdo al SIPA, en su reporte de mayo, entre el segundo trimestre de 2018 y el segundo trimestre de 2020, el número de trabajadores registrados se redujo en más de 450.000 ocupados. Más de dos terceras partes de esta baja se dio por el escenario de la pandemia de COVID-19 y el aislamiento social. Entre febrero y mayo de 2020, la pérdida fue de más 300.000 empleos formales: 149.000 puestos asalariados registrados privados, 148.000 monotributistas y autónomos, y 20.000 empleados de casas particulares.

 

Un futuro que se prevé con un desempleo muy alto:

Previo a la cuarentena, los datos de la Encuesta Permanente de Hogares del Indec mostraron una situación en el mercado de trabajo no muy diferente de la del primer trimestre del año anterior. La tasa de desocupación había crecido de 10,1% en el período enero-marzo de 2019 a 10,4% para este año.

 

Coronavirus, Argentina, pandemia, desempleo, ReutersPandemia de coronavirus en Argentina. Reuters.

 

“La tasa de desocupación de comienzos de año fue la más alta de la última década, pero además lo que se observa es que en los últimos años el desempleo se movió en una banda que, tomando los promedios anuales, estuvo entre 8,2% y el nivel actual, señalando las restricciones existentes para crear empleo”, manifestó Nuria Susmel, economista de FIEL.

 

Susmel dijo que las mujeres y los jóvenes son quienes enfrentan mayores problemas al momento de encontrar empleo. La tasa de desocupación promedio de las mujeres se ubicaba, en el primer trimestre del año, 0,8 puntos por encima del promedio, mientras que la de los hombres era inferior en 0,7 puntos porcentuales.

 

Según nivel educativo, las tasas más altas están entre quienes cuantan con secundaria incompleta o superior y universitario incompleto. Para quienes tienen el tercer ciclo completo, la tasa se reduce a menos de la mitad del promedio.

 

Hasta el mes pasado de ayo, según datos de la AFIP, se habían perdido 280.000 puestos de trabajo registrados, es decir, el 3,4% del total. Pero esa cifra no incluye al sector informal. “La evidencia muestra que el sector informal ajusta más rápido en épocas de crisis, por lo que se podría esperar que el total de empleos perdidos haya alcanzado ya los 600.000″, señaló Susmel. De esta forma, si se mantiene la oferta de trabajo en los niveles actuales, la tasa de desempleo se estaría ubicando en 14% según las estimaciones de FIEL.

 

“De todos modos, dado que la cuarentena ha dificultado la búsqueda de empleo, es probable que la oferta, tal como se mide habitualmente, haya sido menor y por lo tanto el resultado sea que haya menos desempleados. Es evidente que esto no puede interpretarse como un buen indicador de la situación de empleo”, sostuvo la economista.