Lucas Maniglia Ferando, asesinado en Mar del PlataLucas Maniglia Ferando, la víctima.

Un ciudadano argentino que vivía en Italia pero había quedado varado por la pandemia del coronavirus en Mar del Plata, a donde acudió para visitar a unos familiares, murió luego de ser baleado por delincuentes que asaltaron y golpearon a un joven vecino.


El crimen tuvo lugar en horas de la madrugada de este domingo en Chacahuac al 6.300, del barrio Las Toscas, en la periferia de la ciudad, y tuvo como víctima a Lucas Maniglia Ferando, de 48 años, quien vivía en Europa desde hacía dos décadas.

Noticias relacionadas

 

Maniglia, que tenía pasaje para viajar a la ciudad de Milán pero no pudo hacerlo por la interrupción del tránsito aéreo, recibió un disparo en el abdomen y murió horas más tarde cuando había sido llevado al Hospital Interzonal de Mar del Plata.

 

El episodio comenzó cuando cinco delincuentes asaltaron a un joven de 23 años, vecino de la víctima, mientras salía de su casa y ya había abordado su auto particular.

 

Los asaltantes se bajaron de otro auto, se metieron en el del damnificado, y empezaron a golpearlo, en algunos casos con la culata de un arma de fuego.

 

El joven, cuya pareja e hijo de 3 años se encontraban en la casa de los padres de ella, después fue arrastrado hacia su casa, donde continuó la brutal golpiza, a la que los agresores añadieron patadas.

 

Al parecer, Maniglia escuchó ruidos y decidió auxiliar a su vecino, con el que había establecido en los últimos meses una relación de amistad.

 

Cuando atravesaba el camino hacia la vereda y prendió su celular para afrontar la oscuridad de la noche, uno de los asaltantes realizó un disparo y el hombre fue impactado en el abdomen.
Según indicaron voceros policiales al diario La Capital de Mar del Plata, la bala recorrió varios metros y sorteó árboles y ligustrinas hasta impactar en Maniglia.

 

El joven vecino, llamado Matías Romero, de 23 años, a pesar de la brutal golpiza que recibió de parte de los asaltantes, que tras el disparo decidieron escapar, auxilió al herido y esperó a su lado la llegada de la ambulancia que lo trasladó al hospital.

 

"Se llevaron la vida de una persona que era casi perfecta. Cuando llegó, él cambió todo el barrio, ayudaba a todos, había logrado hacer una unión entre los vecinos", resumió Romero sobre el crimen de su vecino y amigo.