Muerte de Maradona, traslado del cuerpo, Foto NATraslado del cuerpo de Maradona, NA.

Una semana antes de morir, Diego Armando Maradona se cayó y se golpeó la cabeza cuando se encontraba recuperándose de la cirugía por un hematoma subdural en su casa de Tigre. Por otro lado, los enfermeros informaron sobre el incidente pero dijeron que no se hizo ningún estudio para determinar si había sufrido algún daño.

 

Las hijas de Diego y la enfermera, ambas con sus abogados, detectaron una serie de llamativas irregularidades, en las últimas horas el equipo médico encabezado por el doctor Leopoldo Luque quedó bajo la lupa y la causa fue recaratulada como presunto “homicidio culposo”.

 

Dahiana Madrid, enfermera de Diego,  declaró dos veces ante la fiscalía y podría ampliar su testimonio en las próximas horas. “Ella entra a trabajar un viernes diez días antes de la muerte de Diego Maradona. El lunes siguiente a ello lo acompaña al baño y el paciente le pide que se vaya, que no esté más con él. Sólo le daba las pastillas que le indicaba la psiquiatra. Nunca más lo revisó”, contó su abogado, Rodolfo Baqué.

 

Noticias relacionadas

Madrid no tenía contacto directo con Maradona desde hacía 8 días, la medicación se la entregaban sus asistentes y cuando se cayó, apenas una semana antes de su muerte, nadie lo llevó a un hospital. En la casa del barrio San Andrés donde se recuperaba no tenía ni un desfibrilador cerca que pudiera salvarle la vida ante una urgencia. “Tampoco había un médico clínico”, afirmó el abogado.

 

“El enfermero del turno noche le tomaba la presión. El día anterior de su muerte, la presión arterial de Diego Maradona era 130-100 y las pulsaciones por minuto llegaron a 115. Para un paciente cardiaco el límite debe ser de 80. Lo que le pasó se veía venir”, añadió el abogado. “Se olvidaron del corazón de Maradona", sentenció el letrado.

 

“Ni baño tenía la habitación. Le pusieron un baño portátil”, señaló antes de volver a hacer hincapié en otro dato concreto vinculado al trágico desenlace.