Bariloche, playas secretas y lagos escondidos, Foto El CronistaLa belleza oculta de Bariloche.

A la hora del turismo, San Carlos de Bariloche es uno de los destinos preferidos para las vacaciones de verano e invierno e incluso las escapadas. No sólo para los argentinos sino también para extranjeros.

 

Los datos oficiales informan que en enero, Bariloche alojó a 115.000 turistas y durante la primera semana de febrero tuvo más de 40.000 veraneantes que llenaron las requeridas solicitudes de permisos de ingreso.

 

Claro está, ahora esperan que este fenómeno turístico se produzca también en el fin de semana largo por los feriados de Semana Santa, del jueves 1 al domingo 4 de abril inclusive.

 

Noticias relacionadas

Un lugar para el miniturismo que ganó mayor lugar en plena pandemia. La belleza de Bariloche permite disfrutar de lagos impresionantes como el Nahuel Huapi, que es hermosamente impactante tanto en épocas de calor como en los fríos más intensos. Hay temperaturas mayores a 30º, aguas transparentes y mucho paisaje inmenso que deslumbra a todos los concurrentes.

 

Sumado además para los amantes de los deportes náuticos y actividades lacustres los paseos bellos en kayaks, canoas y tablas de SUP. Hay otros lugares con playas y lagos ocultos que se pueden disfrutar en esta época y antes de la llegada del frío intenso que provoca las nevadas.

 

En entrevista con El Cronista, el secretario de Turismo municipal de Bariloche, Gastón Burlon, manifestó su alegría ya que enero cerró con un 60% de ocupación en tiempos donde los lugares turísticos tuvieron una baja concurrencia ante el temor por el coronavirus.

 

"Es una buena cifra. Se nota en la ruta, en las calles y en las playas. Este verano superó las proyecciones, porque pensábamos que la ocupación llegaría al 50%", dijo.

 

Mientra que desde Emprotur dijeron al medio que "los números de ocupación de la temporada son superiores a las expectativas iniciales".

Bariloche, playas secretas y lagos escondidos, Foto El CronistaLa belleza oculta de Bariloche. 

En cuanto a los lugares secretos de Bariloche, el medio destacó 6 puntos imperdibles:

1 - PLAYA MUÑOZ

Playa solitaria en lago Gutiérrez. Se caminan casi 4 horas (ida y vuelta) para llegar. Paisaje soñado y tranquilo. Conduce a la Cascada de los Duendes, al Mirador del Lago Gutiérrez y al Refugio Emilio Frey. Dificultad baja y distancia a cubrir de 5 kilómetros.

 

2 - VILLA TACUL

Ubicado en el kilómetro 29 del Circuito Chico, pasando el Hotel Llao Llao. Playa con mucho bosque, aguas tranquilas y frías. Se disfruta de soñadas bahías como el Lago Escondido y Bahía de los Troncos.

 

3 - LAGO STEFFEN

Se transitan 55 kilómetros desde Bariloche por la Ruta 40 en dirección a El Bolsón. En el camino, el ingreso a la Cascada Los Alerces y al Steffen.

 

"Un ramal de 3 kilómetros llega hasta un mirador panorámico del espejo lacustre, parada obligada antes de continuar hasta el Lago Martín. El otro camino, de 10 kilómetros y bastante más empinado, conduce al camping a orillas del Steffe. Cuesta llegar, pero el camino es bellísimo y sus aguas cristalinas son de las más cálidas de la zona", afirma el sitio.

Bariloche, playas secretas y lagos escondidos, Foto El CronistaLa belleza oculta de Bariloche. 

4 - PLAYA DEL VIENTO

Ubicada en el Lago Moreno, los visitantes dicen que "es cool" para la práctica de kitesurf. Se llega tomando la altura del kilómetro 14 de la Avenida Bustillo. 

 

5 - LAGO GUILLELMO

Lago de origen glaciar, ubicado a 35 kilómetros del centro de Bariloche por la Ruta 40 sur, está en las cercanías de Villa Mascardi y se puede acampar en sus orillas para pescar o pasar el día en esa zona. 

 

6 - LAGO NAHUEL HUAPI

La belleza del lugar. Inmenso. Abarca dos provincias, Neuquén y de Río Negro. El Nahuel Huapi enamora por su color azul profundo. Los datos geográficos aseguran que tiene 557 kilómetros cuadrados y 7 ramificaciones o brazos: Campanario, De la Tristeza, Blest, Machete, Del Rincón, Última Esperanza y Huemul. Con playas como Bonita, Melipal, Serena y Centenario. El paisaje soñado entre los colores azul, verde, marrón y blanco, lo hacen ser uno de los preferidos por los turistas de la Patagonia. (Fuente: El Cronista)