Megan FoxMegan Fox 

Megan Fox confesó en una entrevista de la revista GQ que padece de dismorfia corporal, un trastorno de salud mental.

 

Según expertos, esta enfermedad es un trastorno obsesivo que consiste en una preocupación fuera de lo normal por algún defecto, ya sea real o imaginado, percibido en las características físicas propias.

 

Si ese defecto existe, la preocupación y ansiedad experimentada por estas personas es excesiva, ya que lo perciben de un modo exagerado.

 

Varios medios han expresado, que el término dismorfia se ha vuelto bastante popular, sobre todo con la llegada de las redes, existiendo dos tipos diferentes: dismorfia facial y corporal.

Megan Fox en la MET Gala, ReutersReuters 

En la entrevista, la actriz de Transformers dijo que tiene “muchas inseguridades profundas”. Además sostuvo que se puede mirar a alguien y pensar que esa persona es muy guapa y su vida debe ser muy fácil, pero lo más probable es que no se sientan así consigo mismos.

 

En una nota en 2019, para el medio ‘Entertainment Tonight’ contó cómo le afectó haberse sentido sexualizada durante años por los medios: “Creo que tuve un colapso psicológico en el que no quería hacer nada. No quería que me vieran, no quería tener que hacerme una foto, caminar sobre una alfombra roja, no quería que me vieran en público por el miedo o la creencia a que se burlaran de mí”.

 

“Siempre sentí que había algo que me faltaba, que había dejado, que siempre estás buscando. Pero luego conoces a la persona que completa eso por ti y es como ‘Ah, esto es lo que mi corazón estaba buscando’”, agregó sobre el respaldo y contención de su pareja.

Noticias relacionadas

Megan Fox
Salud mental
Redes Sociales