Poder Judicial de Tucumán, foto NAFoto NA.

Una mujer de 49 años fue detenida tras golpear a su hija adoptiva, una adolescente de 14 años, con un caño de hierro y una manguera. Su arresto fue posible gracias a la denuncia de una docente que advirtió que la menor tenía lesiones en su cuerpo, por lo cual dio aviso a las autoridades.

 

Todo ocurrió en la ciudad tucumana de Lules y, según trascendió, la víctima se encontraba en su domicilio cuando su madre adoptiva le propinó una golpiza debido a que la joven le habría manifestado su orientación e identidad sexual. 

 

Los medios locales indicaron que una docente de la escuela a la que asiste la adolescente observó que tenía dificultad para caminar, una mano vendada y heridas cortantes que aún sangraban, cubiertas con papel higiénico. Ante ese panorama alertó a las autoridades y la mujer fue detenida.

 

En tanto, en la audiencia correspondiente intervino la auxiliar fiscal Daniela Briz Tomas de la Unidad Fiscal en Violencia Familiar y de Género III, a cargo del fiscal Daniel Leguizamón. Según se informó, la Fiscalía acusó a la agresora por el delito calificado como "lesiones agravadas por odio a una orientación sexual o identidad de género" y pidió prisión preventiva por 45 días.

Noticias relacionadas

Poder Judicial
Golpiza
Tucumán