Femicidio en Marcos Paz - Autor del crimen

Un policía retirado asesinó a balazos a su ex esposa en la puerta de un salón de la localidad bonaerense de Marcos Paz donde la víctima participaba de una Fiesta de 15.
  

El femicidio tuvo lugar en la noche del sábado en el cruce de avenida Rivadavia y Feijoo, en la zona oeste del Gran Buenos Aires.
  

La víctima fue identificada como Cristina Noemí Rodríguez, de 51 años, quien trabajaba como empleada municipal en Marcos Paz.
  

El femicida, Hugo Orlando Ibarra, de 57 años, fue retenido en el lugar por empleados del salón hasta que llegó la policía y se lo llevó detenido.
  

Según el relato de los testigos, la mujer participaba de una Fiesta de 15 en el salón "Peto Eventos" cuando llegó al lugar a buscarla el homicida.
 

Femicidio en Marcos Paz - Lugar del hecho 

Noticias relacionadas

Ambos sostuvieron una fuerte discusión en la puerta del local hasta que Ibarra extrajo un arma de fuego y le disparó directamente a la cabeza a Rodríguez, quien vivía con su actual pareja y sus hijos.
  

A raíz del disparo, efectuado a corta distancia, la mujer murió en el acto.
  

Los policías que se llevaron detenido a Ibarra le secuestraron una pistola Bersa calibre 9 milímetros.
  

El femicida se había retirado de la fuerza provincial con grado de mayor tras cumplir funciones en la división Caballería de Pilar, su último destino.
  

La mujer, en tanto, trabajaba como telefonista en el hospital municipal de Marcos Paz.
  

El hecho es investigado por el fiscal Sebastián Villalba, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial Mercedes.
  

La causa fue caratulada en principio como "homicidio agravado por el vínculo".
  

Con este caso ya son dos las mujeres asesinadas por ex parejas en Marcos Paz en lo que va del año.
  

En febrero pasado, Pedro Sosa, de 44 años, golpeó a Norma Cataldi Dragel, de 33, con un hacha y le provocó gravísimas heridas.
  

Sosa después trasladó el cuerpo en el baúl de su auto hasta un campo y lo enterró, aunque luego terminó por entregarse a la policía y confesar el crimen.