Diácono asesinado - Guillermo Luquín

El diácono de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Lomas de Zamora Guillermo Luquín fue encontrado muerto en su casa de Temperley, y la principal sospecha de los investigadores es que se trató de un asesinato.

 

El párroco, de 52 años, además se desempeñaba como empleado del Banco Provincia de la ciudad.

 

Por la mañana se había generado un alerta debido a que Luquín no concurrió a dar misa y su sobrino de 22 años fue el que encontró el cadáver en la habitación de su casa.

 

Noticias relacionadas

La víctima presentaba una profunda herida cortante en el cuello y estaba envuelto en las sábanas de la cama, mientras que en la casa no había señales de ingresos forzados o del robo de elementos de valor.

 

De acuerdo al sobrino de Luquín, no faltaba ningún elemento en la vivienda y los peritos confirmaron que no hubo ingresos forzados a la propiedad. El expediente, inicialmente caratulado como "averiguación de causales de muerte" y luego como "homicidio", está a cargo del personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial Lomas de Zamora, que espera para las próximas horas los resultados de varias diligencias, entre ellas, la autopsia.

En el lugar del crimen se encontraron dos vasos, algo que refuerza la hipótesis de que Luqín conocía  a su asesino.

Los médicos del Same que llegaron a la vivienda del diácono, en la calle Bombero Ariño al 800, señalaron que el cuerpo presentaba un corte en el cuello y se especulaba con que lo mataron durante la madrugada del domingo.

 

La investigación quedó a cargo de la fiscalía N°6 de Lomas de Zamora y esperaban el resultado de la autopsia que pudieran arrojar más luz sobre lo ocurrido.

 

Una vecina de la zona confirmó que en la casa "no faltaba nada, era muy buen vecino y muy respetuoso" y contó que ya había sido víctima de un hecho de inseguridad: "dos veces lo asaltaron, la segunda vez lo golpearon".

La vecina además contó que Luquín trabajaba en banco y llevaba una vida normal ya que después de trabajar "hacía los mandados".

 

"Los frailes y la comunidad educativa del colegio nos unimos al dolor de la familia de Guillermo y le damos gracias por todo lo que Guillermo realizó en el colegio y la Parroquia Nuestra Señora del Carmen", indicó el establecimiento a través de página web.