Alberto Fernández y Lula

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva recuperó la libertad tras pasar 19 meses preso como parte de una condena de 8 años y 10 meses por corrupción.


Tras su liberación, Alberto Fernández invitará a Lula a la ceremonia de asunción de su presidencia el 10 de diciembre. Fernández llamó por teléfono a Celso Amorim, ex canciller del jefe del Partido de los Trabajadores, quien llegó este viernes a la Argentina para participar del encuentro del Grupo de Puebla, que reúne a ex presidente de centroizquierda de iberoamérica.

Noticias relacionadas

 

El jefe del bloque de diputados del Partido de los Trabajadores (PT), Paulo Pimenta, ya había manifestado la intención del ex presidente en estar presente el 10 de diciembre en Buenos Aires.

 

"Lula con seguridad quiere estar en Buenos Aires el 10 de diciembre para estar al lado de Alberto y de Cristina Fernández de Kirchner", dijo el diputado, quien se encontraba en la ciudad de Curitiba esperando la posible salida en libertad del líder del Partido de los Trabajadores.
Tras su liberación, Lula no tiene ninguna restricción para viajar a otros países, así que está habilitado para asistir a la jura de Fernández y Cristina Kirchner.

 

Lula fue visitado el 4 de julio último por Fernández, acompañado por el ex canciller Celso Amorim, en la sede de la Policía Federal de la ciudad de Curitiba, en el estado sureño de Paraná.