Alberto Fernández con empresarios Alberto Fernández con empresarios

El presidente electo, Alberto Fernández, otorgaría un aumento por decreto para las categorías más bajas de los trabajadores que estén registrados y bajo convenio, jubilados y beneficiarios de planes sociales, según consignó La Nación.

 

Ante este panorama, empresarios del sector industrial buscaría reunirse en las próximas horas con el futuro ministro de Trabajo, Claudio Moroni, para anticiparle su oposición a la decisión de Fernández de comenzar su gobierno, el 10 de diciembre próximo, con un aumento general de salarios que alcance también los haberes jubilatorios y los planes sociales.

 

Los empresarios coinciden en que será perjudicial para las empresas un reajuste salarial que “no podrán otorgar” sectores de la economía o pymes en crisis.


En la reunión buscarán detalles del aumento y propondrían que eventualmente se faculte a las empresas a otorgar una suma fija de acuerdo con las posibilidades de cada compañía. Además, otro de los temas a tratar es la posible declaración de emergencia ocupacional y la designación de abogados vinculados con sindicatos en los principales puestos del Ministerio de Trabajo.

Noticias relacionadas


El designado por Fernández para ocupar el Ministerio de Trabajo a partir del 10 de diciembre, Claudio Moroni, tuvo hace dos días un encuentro secreto con la cúpula de la CGT para definir medidas vinculadas a lo salarial y se avanzó en detalles sobre los aumentos.

 

Con ello, se busca darle dinamismo a la economía para lo que además no se descarta la emisión monetaria, un atajo que ya tendría el aval de los gremios y de un sector del empresariado, a pesar de su probable impacto negativo en la inflación.

 

Alberto Fernández quiere llamar a un acuerdo general de precios y salarios con empresarios y sindicalistas en sus primeros días de gobierno e imagina que el punto de partida para la convocatoria debe ser un aumento de emergencia, ya que, dicen cerca del presidente electo, la inflación carcome los ingresos por la remarcación de los productos de la canasta básica familiar y esa tendencia podría acelerarse antes del 10 de diciembre por la inminencia de nuevos controles.