Discurso de Alberto Fernández en Plaza de Mayo, asunción presidencial, NAAlberto Fernández, NA.

El martes por la tarde se conoció que el Gobierno reperfiló el pago del AF20 hasta septiembre, fue el propio Alberto Fernández quien definió esto pensando más en un mensaje hacia el resto de la economía y la sociedad que a los mercados. 

 

El lunes el mandatario expresaba: “No puede ser que toda la economía argentina esté ajustándose a no indexar por arriba de la inflación, que les pidamos a sindicatos y jubilados que sólo aspiren a empatar este año; y que los acreedores nos exijan siempre ganar y nos amenacen con ponernos al límite”.

En el despacho de Cassa Rosada comenzaron por la tarde a tomarse las decisiones definitivas. En un primer momento se manejaban números que hablaban de una aceptación algo más alta de un 50%, concentrada fundamentalmente en los operadores locales y los tenedores más pequeños. Pero se analizó la voluntad de dos de los principales acreedores externos (Templeton y BlackRock) de ingresar en el llamado.

 

Noticias relacionadas

Carlos Burgueño, analista económico de Ámbito, reveló en su artículo: "La información que manejaba el oficialismo hasta ayer al mediodía era que junco con BlackRock se incorporaban al canje, pero con la exigencia que la colocación se transformaría en una opción en dólares de pago a corto plazo. Y, si fuera en pesos, con una tasa de interés implícita que implicara no perder dinero en moneda local, ajustándose por arriba de la inflación. Como se trataba de una decisión compleja, y riesgosa, la resolución final pasó a ser exclusividad de Alberto Fernández".
Fernández resolvió que políticamente el Gobierno no podía aceptar que el canje de la semana pasada sólo hubiera tenido una aceptación del 10%.

 

Para la mano derecha de Fernández, Santiago Cafiero, se trata de dar “una lección” a los acreedores. “Tienen que acostumbrarse a que deben perder, como el resto de la economía, hasta que el país salga de la crisis”, reflexionó el jefe de Gabinete.

 

Hacia delante, y con vencimientos en pesos hasta el final del proceso renegociador de la deuda por más de $300.000 (ver nota pagina 3), los acreedores deberán entender que las ofertas de canje son las más beneficiosas, y que las posteriores presiones sobre el Ministerio de Economía implicarán innegociables.

 

La posición del Gobierno hacia los acreedores se volvió más dura y todo terminó en una decisión: que particulares quedaran fuera de los reperfilamientos.

 

En la Rosada ven al ministro de Economía, Martín Guzmán, como un ministro sin temor a la presión de los privados y con mucha aceptación de las decisiones políticas del Presidente, salvo en dos temas que para él, hoy por hoy hombre fuerte de la economía, serían irreductibles.