MERCADO EN BAJA

Exportación de carne argentina hacia China cayó un 30% durante enero

El brote de coronavirus y un endurecimiento de la postura china en las negociaciones, son las principales causas. ¿Qué medidas tomará el sector para afrontar el estado de cosas?
Lunes 24 de febrero de 2020

Exportación - carne vacunaCarne argentina de exportación.

Las exportaciones de carne bovina de Argentina a China se desplomaron un 30% en enero por una disputa de precios con importadores chinos y a problemas logísticos por el brote del coronavirus en el país asiático, dijo el titular de la cámara de frigoríficos exportadores argentino.

 

En 2019 la Argentina exportó un total de 408.500 toneladas de carne bovina deshuesada congelada al gigante asiático, que concentró el 75% del total de las exportaciones del producto en 2019, según datos oficiales. Sin embargo, por una ofensiva de China de renegociar los precios de los contratos y los efectos del brote del coronavirus en sus puertos, las ventas argentinas a China bajaron un 30% intermensual en enero a 31.415 toneladas, dijo el representante del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC.

 

En diciembre pasado, las ventas mensuales a China habían llegado a 44.878 toneladas. Si bien el dato de enero es el más bajo de los últimos nueve meses, la cifra aún fue significativamente más alta que la del mismo mes del año pasado, cuando las exportaciones totalizaron 22.946 toneladas. "El mercado está absolutamente alterado", dijo Mario Ravettino, presidente del consorcio que agrupa a los frigoríficos que exportan una de las marcas registradas de la nación latinoamericana.

 

Noticias relacionadas

Según Ravettino, a fines del año pasado el Gobierno chino limitó el crédito disponible para las importaciones de carne argentina y habilitó otros canales de ingreso del producto con el objetivo de reducir precios de contratos que comenzó a considerar muy altos, lo que derivó en la cancelación de pedidos. "Esta situación con los clientes determina que tengamos que renegociar, volver a pactar precios, volver a establecer cuándo esa mercadería va a llegar a China", señaló, añadiendo que operaciones antes realizadas en hasta 7.000 dólares por tonelada estaban concretándose en hasta 4.300 dólares.

 

El endurecimiento de la postura oficial china en las negociaciones de la carne también causó impacto entre los ganaderos argentinos. El productor Nicolás Lafontaine, de la provincia de Buenos Aires, dijo que en el último mes, con el cambio en los valores de las exportaciones a China, la brecha en el precio entre animales de buena y mala calidad que pagaban los frigoríficos pasó de 6 pesos por tonelada a entre 10 y 14 pesos por tonelada.

 

"Había una vorágine y los que compraban animales para China pagaban lo que sea, sin una diferenciación en la categoría (del animal). Ahora hay una diferenciación entre una vaca conserva (de menor calidad) y una vaca gorda. Estaban pagando un delirio los chinos", comentó Lafontaine.

 

Entre tanto, el brote de coronavirus desatado en China y que hasta el momento provocó la muerte de más de 2.200 personas generó graves dificultades logísticas en los puertos chinos, agravando la caída en los embarques desde Argentina. "Los puertos se cubren de mercadería y no hay forma de hacer ingresar los contenedores. Por medidas de cuarentena, los empleados chinos no están yendo a trabajar", dijo Ravettino, que agregó que algunos cargamentos fueron derivados a otros países como Singapur.

 

Frente a la fuerte caída de ventas, los exportadores argentinos buscan reubicar su producción en otros mercados, en particular Rusia, debido a sus características de consumo, explicó. "Si bien nosotros sabemos que China necesita proteína animal y valora nuestro producto, no sabemos el tiempo que va a durar este problema. No sabemos si van a ser dos meses, si van a ser cuatro meses, si van a ser seis meses", sostuvo.

Exportaciones
Carne argentina
China
BOLETÍN OFICIAL

El Gobierno autorizó a exportar a 2.500 empresas de sectores no esenciales

El Gobierno nacional autorizó el funcionamiento de industrias del AMBA, Chaco, Neuquén y Río Negro que no pertenecen a actividades esenciales pero que destinan buena parte de su producción a los mercados externos.
Martes 30 de junio de 2020

Exportaciones - Importaciones - Balanza Comercial - Economía argentina (NA)Exportaciones, AGENCIA NA

El Gobierno nacional autorizó a exportar sus productos y servicios a 2.575 empresas que se encuentran exceptuadas del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), a través de la resolución 326/2020, del Ministerio de Desarrollo Productivo, publicada en el Boletín Oficial.

 

A través de la resolución 326/2020, del Ministerio de Desarrollo Productivo, se dispuso que 25 firmas de Chaco, 27 de Neuquén, 19 de Río Negro y otras 2.504 que están ubicadas en el AMBA.

 

Entre las firmas figuran compañías de diferentes sectores, como 3M, Acindar, Alpargatas, Aluar, Axion, BGH, Basf, General Motors, Loma Negra, Newsan, Peugeot, Siemens, Ternium, Toyota, Volkswagen y WalMart.

 

La normativa también estableció el procedimiento para que aquellas empresas que realizan producción para la exportación que no se encuentran incluidas, soliciten ser autorizadas para ser exceptuadas del ASPO.

 

También lo determinó para aquellas firmas exportadoras que ya están exceptuadas del ASPO, pero requieren ser autorizadas para retomar sus envíos al exterior.

Cuarentena
Exportaciones
Empresas
Coronavirus en Argentina
Matías Kulfas
Coronavirus
ECONOMÍA ARGENTINA

8 tipos de cambio básicos actuales: una verdadera “ensalada verde” de dólares

Una de los grandes interrogantes que se hace el mercado es ¿cuántos dólares tenemos?. Surge porque aún con toda la política monetaria y cambiaria aplicada, las compras del BCRA en junio siguen muy moderadas.
Sábado 27 de junio de 2020

Registro de exportaciones, NAComercio exterior en Argentina. NA.

Una conclusión derivada de la limitada variación de las reservas en el Banco Central puede ser debido a la desconfianza, que se apoya en factores económicos –entre ellos, el esquema de tipos de cambio múltiple- y que pesa más que tener hoy el mayor tipo de cambio real de los últimos 10 años.

 

Pero a ¿cuáles tipos de cambios se hace mención? A los ocho tipos de cambio que hoy mismo existen. Entre ellos, pueden fácilmente nombrarse el de la Comunicación del BCRA A 3500, Dólar Solidario, MEP, CCL, Dólar Soja (que podría extenderse al dólar trigo, maíz, carne, automotriz, o servicios dependiendo de las retenciones sobre las retenciones que rigen para cada sector), el Dólar de Importación (bienes finales e insumos), y más.

 

Se trata sin dudas de una auténtica “ensalada verde” que no sólo tiene dólares con diferentes precios, sino además mercados, restricciones, impuestos, y brechas, producto del desequilibrio macroeconómico.

 

Algo así como un rompecabezas de tipos de cambio, o tipo de cambios múltiples, genera innumerables distorsiones para el cálculo económico (precio de ventas / proyectos de inversión) o de certidumbre (reglas).

 

Vale el ejemplo. Un productor de soja vende su producto a $47 por dólar, puede comprar fertilizantes a importadores a $123 por dólar de no hacerse en el país, o a $75 (dólar UIA), y terminaría cubriendo su ganancia (diferente según los insumos) al CCL. Toda esta evaluación claramente opuesta a lo registrado, por ejemplo, en el 2016 donde había “un solo precio”. El tomador de riesgo solo tenía que ver de mejorar su eficiencia productiva. Y así podemos mencionar otros casos.

 

Los tipos de cambio múltiples han sido “utilizados profusamente” en políticas de desarrollo entre la década del 50 y 70, no generando un patrón sustentable de expansión, ya que estos incentivos básicamente distorsionaban las ventajas competitivas y comparativas del país.

 

En un mundo globalizado, estos instrumentos han hecho bajar volúmenes de comercio, inversión y crecimiento en aquellos países pocos países que hoy los utilizan y, ejemplos, de crecimiento poco sustentable como Cuba, Ghana y Zimbabwe.

 

Contrariamente, en el resto del mundo se pone en práctica esencialmente la ley de “un solo precio” para el comercio exterior, turismo y mercados bursátiles; o simplemente, el libre movimiento de capitales.

 

En la historia de Argentina hubo ejemplos muy contundentes que “un solo precio” fue mejor que muchos. La unificación cambiaria y/o de menor presión tributaria (sendero de bajas en retenciones) fueron la Convertibilidad, del 2003 (buenos precios) al 2012, y 2016/2019 con sendas expansiones de la frontera agrícola ganadera, y cosechas y producción pecuaria.

 

Entonces, ¿por qué la Argentina “busca” exceso de controles de precios y de cambio? La respuesta está siempre vinculada al descontrol de las finanzas públicas que terminan usando las reservas de divisas del Banco Central para pagar gastos corrientes.

Dólares
Cotizaciones
Economía argentina
Exportaciones