Coronavirus en Italia, REUTERSCoronavirus en Italia, REUTERS

El gobierno de Italia anunció formalmente que mantendrá las medidas de restricción hasta el 13 de abril e informó de una baja de casi el 13% en la cantidad de víctimas mortales con coronavirus en las últimas 24 horas, con 727 personas fallecidas que elevaron hasta 13.155 las muertes en el país desde el inicio de la pandemia.



"Lamentablemente debemos informar la muerte de 727 personas en las últimas 24 horas, y la aparición de 2.937 casos positivos", informó el responsable de la Protección Civil, Angelo Borrelli en conferencia de prensa.

 

Los números de hoy de Italia, el país con más decesos por coronavirus, mostraron una mejora en el número de fallecimientos, tras los 837 informados este martes, aunque un aumento en los nuevos infectados, frente a los 2.107 divulgados este martes.



Además, en línea con las previsiones del gobierno de que el país ya se encuentra en un pico que durará un par de días, este miércoles se registraron 1.118 curados, frente a los 1.109 de ayer.

MAPA INTERACTIVO DE CASOS EN EL MUNDO

Noticias relacionadas



Las cifras se divulgaron horas antes de que el primer ministro Giuseppe Conte anunciara en un mensaje al país por que mantendrá las medidas de restricción hasta el 13 de abril.



"No estamos en condiciones de poder aliviar las medidas ni los sacrificios. Se empiezan a ver los efectos positivos de las medidas restrictivas adoptadas hasta aquí, pero si empezáramos a no respetar las reglas, todos los esfuerzos hechos hasta ahora serian en vano", planteó el premier en esa dirección.



"Por eso es que acabo de firmar un nuevo decreto que prorroga el actual régimen de medidas hasta el 13 de abril", planteó en una comunicación directa transmitida por las redes sociales y los principales canales de noticias.



"En el momento en que el consejo de expertos lo diga", el gobierno italiano empezará a "validar la perspectiva de entrar en la fase 2: la de la convivencia con el virus", avanzó el premier.



"Luego entraremos en la fase 3, que es la de la salida de la emergencia, la fase de la normalidad y de la reconstrucción de la vida social y económica", concluyó Conte.



Entre las actividades que seguirán suspendidas están las clases en todo los nievels y las actividades industriales "no esenciales", además de que se mantendrán los cierres de bares, restaurantes y negocios.



En la conferencia anterior de Borrelli también estuvo el presidente de la Asociación Italiana de Pediatría, Alberto Villani, quien remarcó que por el momento Italia sigue sin registrar niños fallecidos o en condiciones graves a causa de la Covid-19.



Según el presidente del Instituto Superior de Sanidad Silvio Brusaferro, el país está llegando a un pico de contagios, pero que se parece más a una meseta, por lo que recién "en los próximos días" iniciarán los descensos, siempre y cuando se mantengan "las medidas" tomadas hasta ahora.



La confirmación de Conte se dio además en medio de la publicación de una circular del ministerio del Interior italiano para permitir los paseos de padres e hijos menores de edad que generó una fuerte disputa entre el gobierno central y las regiones más golpeadas por la Covid-19, que calificaron de "mensaje devastador" a la norma.



"Es un mensaje devastador. Veremos si hay posibilidad de emitir una ordenanza para dejar sin efecto la disposición", planteó hoy el responsable de la salud de Lombardía, Giulio Gallera, luego de que Interior permitiera a los padres dar paseos cercanos con sus hijos menores para distender las medidas de aislamiento.



"En Lombardía no cambiará nada de la prohibición"; agregó luego el gobernador Attilio Fontana en declaraciones a Radio Rai 1, y confirmó que multarán a las familias que estén en la calle de la norteña región, la más afectada de Italia, sin justificación.



A última hora de ayer, el Ministerio del Interior envió una circular a todo el país con el visto bueno a que padres e hijos puedan circular por las calles, sin justificación, siempre que sea "cerca de sus casas".



La medida, rechazada por una Lombardía que espera en los próximos días iniciar la curva descendente de víctimas y contagios con Covid-19, fue criticada también por el gobernador de la sureña Campaña, Vincenzo de Luca, que fue terminante al plantear: "En mi región no se pasea", según recoge el diario Repubblica.



Durante la jornada, también rechazaron la circular el alcalde de la también sureña Bari, Antonio Decaro, y el presidente de la región norteña Piamonte, Alberto Cirio, quien sostuvo que mantendrá "las reglas más restrictivas", de acuerdo a La Stampa.