Antonio Gasalla, actorAntonio Gasalla.

El capocómico Antonio Gasalla, quien protagonizó uno de los escándalos de la temporada al bajarse de su obra antes de tiempo por temas de salud, rompió el silencio sobre la actualidad del país, la crisis en el teatro y su mirada personal.

 

Gasalla habló en el ciclo de Marcelo Polino, Polino Auténtico, por Radio Mitre y donde tuvo muy duros términos con el gobierno de Alberto Fernández sobre las medidas tomadas en materia económica por la pandemia de coronavirus.

 

“De salud estoy bastante bien en general. Me había encerrado con un hermano mío y me empecé a vestir, a ponerme ropa, afeitarme y ponerme cosas en la cara para salir a hacer las compras con la mucama. Empecé a estar despierto y vivo caminando”, comenzó Antonio.

 

Noticias relacionadas

“Tengo todos los aparatos en casa pero lo que quiero es que le permitan al tipo que venga a mi casa porque se lo tienen prohibido. A mí me está haciendo mierda la espalda y él me hace unos masajes hermosos hace 11 años. ¿A vos te parece bien que no lo dejen?”, se preguntó.

 

“La salud tenés que metértela en el culo. Me voy solo arriba a hacer gimnasia y llega un momento en el que estoy agotado porque necesito que me manejen los huesos, todo. Para colmo, de estar encerrado acá bajé como diez kilos”, cuestionó.

 

El país ya está fundido. Para mí, mientras tengamos a este Presidente y dos o tres personas más que manejan el país, me parece que para que alguien lo arregle vamos a tener que hacer fuerza. Estamos moviéndonos de una forma bastante extraña. Es decir, nos están gobernando, ¿quiénes? ¿qué son? ¿qué hacen? Los nombres los sabemos porque los dicen, ¿pero quién hace algo? Este señor, que es el Presidente, estaba muerto de risa hasta hace tres o cuatro días. Cuando se dio cuenta de la realidad se empezó como a deprimir. Lo digo con todo respeto. Hay que ser presidente tan genial de este país tan lindo”, comentó.

 

Yo me manejo de una manera desde hace mucho tiempo: digo lo que pienso, lo que quiero hacer y lo que no quiero hacer. Vos sabés que de un teatro me fui. Me tenían en un departamento, un lugar que era todo de vidrio y me tocaba el último cuarto, que pared por medio había otra familia que bailaba y cantaba a las cuatro de la mañana. No era cómodo”, opinó sobre su temporada de verano que terminó en escándalo y de manera abrupta.

 

“Hay que tener cuidado cuando sos actor y tenés que ir a vivir a otro lado por una gira. Tenés que mentalizarte muy bien para dormir. Una cosa es que necesitás un poco de oscuridad para dormir casi de madrugada y por otro lado es que alguien te diga que eso es dónde tenés que dormir. Estoy acostumbrado a poder elegir. Tengo que hacer un éxito, porque lo que estábamos haciendo era un éxito, y ya que lo estamos haciendo no me trates como un perro. Me trataban mal. Alguien que no te deja dormir a la edad que tengo, y encima tengo que llenar el teatro”, cerró.