Médicos en Italia, REUTERSMédicos en Italia, Reuters.

Las cifras de mortalidad por coronavirus en Italia, ya similares a las de principios de abril, son en estos momentos el lado más negativo de la evolución de la pandemia, mientras el Gobierno y los ciudadanos miran con ansiedad hacia la cercana Navidad. Un muerto cada dos minutos, cuatro muertos por cada cien casos positivos.

 

El gran número de hospitalizados y fallecidos llama a no bajar la guardia, mientras gran parte del país, tanto en el norte como en el sur, sigue confinado como "zona roja" por la alta transmisión del virus.

 

Según el Ministerio de Sanidad, se está dando una cierta estabilización en el número de positivos, incluso "quizás una ligera disminución", con 34.282 nuevos casos este miércoles después de haberse alcanzado los 40.000 en días pasados.

 

Noticias relacionadas

En tanto, la lista ha sumado 753 fallecidos por coronavirus en las últimas 24 horas, el peor dato desde el 3 de abril y algo superior al del martes, y eleva a 47.217 el número total de muertos desde febrero, cuando comenzó la emergencia a nivel nacional, informó el Ministerio de Sanidad de Italia.

 

El primer ministro, Giuseppe Conte, volvió a defender las medidas restrictivas parciales y decretadas según el riesgo de cada región, el sistema que se está aplicando en esta segunda ola frente al confinamiento nacional de la pasada primavera.

 

El Gobierno estableció un sistema de restricciones de tres niveles en base al riesgo de transmisión de covid, con regiones amarillas, naranjas y rojos.

 

El 3 de diciembre expirará el último decreto del primer ministro que estableció las actuales restricciones y será entonces cuando se conozcan las normas de movimiento y reuniones para el periodo navideño, que el ejecutivo insiste en que deberá ser "responsable".

 

"Lo que suceda en Navidad dependerá en gran medida de cómo nos comportemos", señaló el presidente del Instituto Superior de Salud (ISS), Silvio Brusaferro.