Coronavirus en Irlanda, REUTERSCoronavirus en Irlanda, REUTERS

Irlanda se convirtió en el país con mayor tasa de transmisión de coronavirus en el mundo, en una situación muy diferente a la de unos meses atrás, donde parecía tener controlada la pandemia.

 

Este pequeño país de cinco millones de habitantes solo ha registrado 2397 muertes por Covid-19 y se ha elogiado la forma en que salió de las dos primeras olas de la pandemia.

 

En diciembre tuvo la tasa de incidencia más baja de la Unión Europea, tras haberse convertido en el primer país europeo en introducir un segundo confinamiento.

 

Noticias relacionadas

Pero con 1288 nuevos casos confirmados por cada millón de habitantes el lunes, según los datos recopilados por la Universidad de Oxford haciendo un promedio del registro de siete días, ahora ocupa un triste primer lugar, por delante de la República Checa y Eslovenia.

 

Según las estadísticas oficiales, Irlanda había registrado poco más de 93.000 casos positivos de coronavirus al 1 de enero, cifra que desde entonces ha superado los 155.000 (3086 más solo el martes).

 

Esta semana, Suiza anunció una cuarentena para los viajeros procedentes de Irlanda, mientras que el Director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Michael Ryan, reconocía que el país se enfrenta ahora a "uno de los mayores aumentos en el número de casos de la enfermedad" en el mundo.

 

Según el servicio de salud irlandés, los hospitales están al borde del colapso. Tienen a 1700 pacientes infectados con el virus según las cifras publicadas el martes, casi el doble de la cifra registrada durante el pico de la primera ola de primavera.

 

Ante esto, Irlanda puso en marcha un tercer confinamiento después de Navidad, cuyo sucesivo endurecimiento provocó el cierre de escuelas, tiendas y pubs, restaurantes y hoteles.