Europa League, West Ham vs. Lyon, REUTERSFoto Reuters.

Pese a jugar media parte con un jugador menos, el West Ham United mantuvo viva la eliminatoria contra el Olympique Lyon y sacó un empate a uno que deja todo listo para que el semifinalista de la Europa League se decida en Francia.



Una expulsión por roja directa de Aaron Cresswell por derribar a Moussa Dembelé siendo último defensor trastocó el plan de los de David Moyes, que tuvieron que pasar a defenderse y que, aunque se adelantaron con un tanto de Jarrod Bowen, terminaron por conceder el empate de Tanguy Ndombele.



La mala decisión de Cresswell unida a la pillería de Demebelé obligó al West Ham a achicar aguas en su propio estadio. Esa jugada, al borde del descanso, rompió un partido bonito, de ida y vuelta y en el que cualquiera de los dos podía tomar la iniciativa de la eliminatoria.



Lucas Paquetá disfrutaba en la banda, Aouar viraba el centro del campo como quería y el West Ham esperaba a un despiste para salir en velocidad. Hubo remates de Dembelé, intentos de Benrahma y Antonio y un disparo manso de Rice. Hubo suficientes ocasiones para que se moviera el marcador, pero cuando los dos equipos se pensaban que se marchaban al descanso sin premio, llegó la jugada que cambió el encuentro.

Europa League, West Ham vs. Lyon, REUTERS

En el último segundo del tiempo de descuento, Aouar filtró un balón magnífico y Dembelé encaró el área. Se marchaba solo el francés hasta que se cruzó Cresswell, que le agarró levemente y le tiró al suelo. La acción arrojó dudas, pero no cambió la decisión del colegiado que, al entender que era el último hombre, le expulsó.



Se le abrió un periodo de 45 minutos al Lyon para volcarse, para apretar a los londinenses, metidos todos en su área. Un escenario propicio para que los franceses se adelantaran. Pero la acción de Dembelé, que guiñó un ojo a su compañero cuando vio la expulsión, en señal de que el trabajo estaba hecho, se la cobró el karma.



En una revuelta de Fornals entre cuatro futbolistas del Lyon, Boateng fue incapaz de despejar una pelota suelta. Le cayó a Bowen, quien a la media vuelta soltó un disparo que rebotó en el central y se coló manso en la portería.



Con menudo premio se encontraron los ingleses, una joya para el color que estaba tomando el encuentro.

Europa League, West Ham vs. Lyon, REUTERS

Pero al ejercicio de resistencia del West Ham le salió un animador. El brasileño Tete salió al campo en el minuto 64 y dos después encaró en la banda y sacó un centro duro y raso que no pudieron repeler ni Areola ni Fredericks. Apareció Ndombele para mandarlo tranquilamente a la red.



Con el 1-1, los dos equipos estaban contentos. No era una catástrofe para los que tuvieron que aguantar con diez, ni un mal resultado para los otros, por ser fuera de casa. Se aguantó el empate, saltaron un par de espontáneos al campo para arruinar los contraataques del West Ham y la eliminatoria se decidirá en siete días en Lyon.

Noticias relacionadas

Europa League
West Ham
Olympique de Lyon