Alberto Fernández, acto de UOCRA, NAAlberto Fernández. Foto: NA.

El acto organizado por la UOCRA que tuvo lugar el viernes en Esteban Echeverría desnudó las limitaciones del Gobierno y generó incomodidad incluso entre los propios. No solo no asistieron los ministros kirchneristas del Gabinete sino que no hubo ningún intendente y solo dio el presente un gobernador. La foto que buscaba el mandatario debió sacarse solo con los propios y Sergio Uñac, a quien se lo mira con simpatía. Es de público conocimiento que el diálogo entre Alberto Fernández y su vice, Cristina Kirchner continúa sin recomponerse pero, por debajo, varios de los hombres del entorno del jefe de Estado trabajan en redoblar sus esfuerzos para acercar posiciones con el kirchnerismo dado que consideran que, ante el panorama actual, es la única salida.

 

En señal de acercamiento, varios funcionarios del Gabinete alineados detrás del mandatario asistieron a la Cumbre del PJ en Mendoza convocada por la kirchnerista Anabela Fernández Sagasti. Entre ellos estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis junto a su par del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, al gobernador bonaerense, Axel Kicillof; al líder de la CTA de la Argentina, Hugo Yasky; al senador nacional Adolfo Rodríguez Saá; y al ex mandatario salteño Juan Manuel Urtubey; entre otros.

 

Lo importante de los discursos es que, de ambos lados, giraron en la tónica de concretar la unidad entre las partes que componen el frente oficialista. "Es muy importante que tengamos la capacidad de debatir, pero entendiendo que ese debate debe ser con altura, debe ser puertas adentro, porque hoy tenemos también la responsabilidad de gobernar", advirtió Massa. En la misma línea, Katopodis subrayó que "no está permitido romper el Frente de Todos ni descuidar la unidad". "El albertismo y el cristinismo son terminologías que imponen los medios de comunicación, pero nosotros somos peronistas en esencia y en acción. Nuestro compromiso es cumplir con cada ciudadano y resolverles problemas", añadió.

 

A pesar de los sectores que aún ven con buenos ojos la idea de despegarse del kirchnerismo, detrás de las cámaras, son muchos los funcionarios del ala albertista que insisten en reforzar las líneas de comunicación al tiempo que aseguran que "diálogo hay todos los días". La idea de una nueva mesa de diálogo política resuena a diario, aunque hay quienes dicen que existió y que no dio sus frutos. Sin embargo, del otro lado, uno de los funcionarios más optimistas aclaró: "La diferencia entre lo que planteamos es que ahora es imperioso que esa mesa funcione”.

 

El acto en la UOCRA tuvo un claro mensaje a la interna: el pedido de unidad. "Que la unidad prevalezca sobre el conflicto", "acá nadie se salva solo", resonaba una y otra vez en el predio a la vera del Camino de Cintura En la misma tónica, el titular del gremio Gerardo Martínez se sumó al pedido: "El todo es siempre más importante que la suma de las partes. A usted le toca conducirnos a nosotros, por supuesto que le toca conciliar como sabemos que lo está haciendo". Es que el resultado de las encuentras, la inflación descontrolada y las peleas internas convirtió en obligación la idea de pensar en sentarse a conversar, conciliar y tejer los caminos en silencio.

 

Fuentes oficiales aseguraron la centralidad de potenciar el diálogo "que ya existe", aunque aclararon que los tiempos de "poner la otra mejilla" ante las críticas "no corren más". "Alberto Fernández ya no consulta más, decide y listo", enfatizaron. Después de meses de silencio público, los hombres del Presidente, entre ellos Katopodis, Zabaleta, Lammens y Cafiero trabajan en la tarea.

 

Noticias relacionadas

Gobierno
Alberto Fernández
Frente de Todos
Oficialismo