Padres de beba maltratada en jardín - Canal 26 - Mal trato

La Justicia penal platense investiga la denuncia que formuló una mujer que llevaba a su beba de pocos meses a una guardería del centro de La Plata donde, según expuso, una maestra “la maltrató y puso en riesgo su vida”.

 

Por el momento el caso está caratulado como “su denuncia” y la acusada fue notificada del arranque de la causa, aunque la mujer que la impulsó pedirá que se instruya como una “tentativa de homicidio”, debido a los reiterados maltratos.

 

Carolina Penzi llevaba en 2018 a su hija Pilar, entonces de 4 meses, a la guardería “Aventuras en Pañales”, que funciona en 40 entre 8 y 9. La mujer "escrachó" a la docente en su muro de Facebook el pasado viernes.

 

Noticias relacionadas

Este miércoles, Carolina, junto a su esposo Juan Manuel, hablaron ante la prensa.

 

"Hicimos la denuncia en la DDI 1º, al Hospital de Niños, de ahí a la Comisaría de la Mujer, se constataron las lesiones y quedó todo en manos de la Justicia", manifestó la madre de la beba.

 

"Por pedido de la policía, no nos hicimos presentes en el jardín hasta una semana posterior a esto, para que pudieran avanzar en la investigación y conseguir las pruebas", agregó Carolina frente a los medios.

 

 

Consultada sobre la sensación que le provocó ver las tremendas imágenes que quedaron captadas en video por una cámara de seguridad del jardín, dijo: "Me pareció muy fuerte, fue muy difícil como mamá ver a mi beba de cuatro meses en esa situación, y por eso todo ésto", agregó entre lágrimas.

 

Por su lado, el padre de la beba, contó: "Yo no quise ver los videos, pero por lo que me contaron, son tremendos".

 

En el mismo sentido, se le consultó a Juan Manuel qué le manifestaron en la institución, y dijo: "Nos dio la sensación de que la directora no tenía dimensión del problema y, en apariencia, lo que le habían contado era algo muy leve".

 

"Nosotros le mostramos el video y ella se dio cuenta de que era algo muy diferente a lo que le habían contado", agregó.

 

Sin embargo, lo más grave relatado por los padres de Pilar, es que después de enterarse del tema, "nunca nadie del jardín se contactó con nosotros durante siete meses".

 

"En el momento en que consultamos, la maestra seguía trabajando y estaba aún a cargo de la sala. No fue apartada de sus tareas", sostuvo también la madre de la beba.

 

Según su relato, “un par de veces se la entregaron descompuesta, ya que le daban leche de fórmula de otro bebé”.

 

La madre, entre tanto, se preguntó por qué “nadie escuchó a una beba llorar desconsoladamente, nadie supervisó cámaras de seguridad, nadie frenó el maltrato de esta bestia que jamás debió estar al cuidado de bebes inofensivos”.