Gustavo Alfaro, REUTERSGustavo Alfaro, REUTERS

El entrenador de Boca, Gustavo Alfaro, reveló que siente "orgulloso del plantel" que dirige pese a la eliminación de la Copa Libertadores a manos de River y afirmó: "Si esto es un fracaso, entonces viene fracasando desde 2007 para acá, porque no volvió a ganar la Copa".

 

Visiblemente molesto por las críticas recibidas en partidos anteriores, Alfaro por momentos habló en pasado, aunque en ningún momento dijo que no piensa seguir en su cargo.

 

El contrato del entrenador vence a fin de año y consultado al respecto, respondió: "No me corresponde a mi decir si tengo que seguir después de enero. Además el club está en una coyuntura política, con elecciones por delante".

 

Noticias relacionadas

A lo largo de la rueda de prensa, Alfaro remarcó una y otra vez los cuestionamientos que viene recibiendo.

 

"Me siento orgulloso de haber estado todo este tiempo en Boca, no es fácil el escarnio público y que te peguen, a veces con bajeza. Siento que aprendí mucho en este tiempo, estoy orgulloso del plantel que tengo", indicó "Lechuga".

"Les dije a los jugadores que crean, no tengo reproches ni haría nada distinto a lo que hice desde el 3 de enero para acá", precisó, al tiempo que recordó como estaba el ánimo del "mundo Boca" cuando asumió el cargo, poco después de la derrota de la Copa del año pasado, frente a River en Madrid.

 

"Los jugadores recordaron lo que era ese vestuario el 3 de enero, había que ser valiente para estar en el club todo este tiempo, me siento reconfortado por la respuesta de los jugadores", agregó.

 

En tanto, recordó las críticas por los planteos que dispuso como visitante de River, al afirmar: "Me criticaron cuando Boca pateó cuatro veces al arco, pero hoy River no pateó ni una vez al arco".

 

Por otro lado, puso el foco en las decisiones del árbitro brasileño Wilton Sampaio, a quien le reprochó el gol anulado a Eduardo Salvio en el primer tiempo por una mano de Emanuel Mas en la jugada previa, y por una posición adelantada de Ramón Ábila en una de las primeras acciones del partido.