Evo Morales y Alberto Fernández

El presidente Alberto Fernández se reunió este domingo en la Quinta de Olivos con el ex mandatario de Bolivia Evo Morales, que se encuentra en la Argentina en calidad de refugiado tras haber renunciado al Ejecutivo de su país en medio de las protestas por presunto fraude en las elecciones.


Hablaron sobre la situación boliviana, donde próximamente se realizarán nuevos comicios, y sobre la familia del líder del MAS: sus hijos están hace tres semanas en Argentina.


El ex presidente de Bolivia Evo Morales reveló que sostuvo en Buenos Aires, adonde llegó refugiado la semana pasada, una reunión con dirigentes de su partido y de organizaciones afines con el objeto de “planificar” la campaña para las próximas elecciones presidenciales en su país.

 

“A un mes del golpe de estado en Bolivia, sostuvimos nuestra primera reunión en Buenos Aires con algunos dirigentes departamentales y nacionales de movimientos sociales, alcaldes, dirigentes del MAS (Movimiento al Socialismo, su partido) y asambleístas para hacer una evaluación política y planificar para la campaña”, dijo Morales en Twitter.
También a través de Twitter, Morales refutó al senador boliviano Oscar Ortiz al asegurar que no tiene vínculos societarios con ningún “conglomerado de empresas” y reiteró acusaciones a la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez.

 

Noticias relacionadas

“Quienes me acusan de ser dueño de un conglomerado de empresas, que presenten una sola prueba de que soy socio o dueño de las mismas; es otra vil mentira, montada por el gobierno de facto de Áñez, (el dirigente cívico Luis Fernando) Camacho y (el ex presidente Carlos) Mesa, en su plan de persecución y acoso”, sostuvo.

 

“La golpista Áñez, tal como en las dictaduras, manda y anuncia orden de aprehensión contra mi persona por terrorismo y sedición, cuando los que cometieron sedición, terrorismo y genocidio fueron ella, Camacho y Mesa, masacrando, asesinando y secuestrado a mis hermanas y hermanos”, agregó.


Mientras tanto, el gobierno argentino aclaró que Morales no está impedido de emitir declaraciones políticas -pese a que el canciller Felipe Solá dijo días atrás que le habían pedido que no las hiciera- debido a que está en el país como refugiado y no como asilado.