Planta de marihuanaPlanta de marihuana.

México podría convertirse en los próximos meses en el mayor mercado de marihuana legal en el mundo.

 

Desde hace meses, los ojos de los grandes nombres en el negocio del cannabis están puestos en el Senado mexicano. Varios inversores extranjeros siguen el proceso paso a paso, sobre todo de Canadá, el primer país que legalizó el cannabis recreativo y el que tiene la industria cannábica más grande del mercado mundial.

 

Pero mientras unos siguen el dinero, otros miran con suspicacia. Organizaciones civiles advierten de que una ley a la medida de los grandes capitales esfumaría la posibilidad de incorporar a pequeños productores y campesinos al mercado legal, y de pagar una deuda histórica por una política prohibicionista que ha matado más que las propias drogas.

 

Noticias relacionadas

La industria de Canadá ve en México un mercado potencial de 2.250 millones de dólares que dependerá en gran medida de que se libere la mariguana para uso recreativo, según la consultora Cannacord Genuity. Sus analistas creen que la propuesta que fracasó en octubre ofrece oportunidades de negocio "factibles, pero no ideales" porque limitaba la participación de extranjeros al 20% del capital social de una empresa e impedía la integración vertical.

 

El reto de acá a tres meses para el Congreso mexicano es enorme por estar en juego los derechos de los consumidores, cambiar el rumbo de una política antidrogas que ha hundido al país en la peor crisis de violencia de su historia reciente, delinear las reglas para el podría convertirse en el mayor mercado legal de marihuana hasta ahora y lograr un consenso político que resista las presiones y los intereses dentro y fuera de la coalición de gobierno.