Diego Maradona y Fidel CastroDiego Maradona junto a Fidel Castro.

Diego Maradona pasará su primera noche fuera del hospital respaldado por un enfermero, una acompañante terapéutica (la propiedad tiene una habitación privada para ellos), su sobrino Jonathan Espósito y su hermana Kitty. Los primeros días serán una continuidad de los 10 que pasó en el centro médico, con los especialistas 24 x 24 en su hogar (mañana también tiene cita con el psicólogo), la compañía de su familia y la búsqueda de que “descanse” y que tenga “paz”.

 

La casa en el barrio Campos de Roca de Brandsen tiene un espacio verde para que el ex capitán de la Selección respire aire puro y, cuando tenga autorización, comience a realizar algunos ejercicios físicos. Todo indica que, por un tiempo, Diego no podrá volver al banco de suplentes de Gimnasia La Plata.

 

Luego de su operación, fueron varios los gobiernos que se pusieron a disposición de Diego. Desde Alberto Fernández y su entorno, pasando por el de Venezuela y el de Cuba. En este último caso, volvieron a insistir en los últimos días. Tony Castro, hijo de Fidel, se comunicó con el círculo íntimo del ex enganche para ofrecerle estadía y privacidad para reponerse.

 

En el entorno de Diego no lo descartan pensando en una próxima etapa, para que pueda alejarse de la lupa que posa sobre él en Argentina. Claro que, en este nuevo contexto, para que se concrete debería contar con la aprobación de la familia y sus afectos. Y, de viajar, se contempla la chance de que lo haga con alguna de sus hijas y de un grupo de contención. Por ahora es sólo una propuesta, para más adelante y en evaluación.

 

Maradona residió en Cuba, ante la invitación de Fidel Castro para tratar su adicción a las drogas en la clínica La Pradera. 

Noticias relacionadas

Diego Maradona
Fidel Castro
Salud