Príncipe Felipe de Edimburgo, realeza británica, ReutersPríncipe Felipe de Edimburgo. Foto: Reuters.

Este jueves se ha complicado el estado de salud del príncipe Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra. Luego de pasar más de dos semanas hospitalizado, este jueves el palacio de Buckingham anunció en un comunicado que el príncipe ha sido operado del corazón “de forma exitosa”.

 

El motivo es “una condición preexistente”, pero no se ha anunciado cuál en concreto. Felipe tiene 99 años de edad.

 

Mediante un corto comunicado, la Corona británica informó: “Su alteza real permanecerá en el hospital para recibir tratamiento, descansar y recuperarse durante un número indeterminado de días”. El príncipe, que cumplirá 100 años en junio, ya había sido operado en 2011 de una arteria coronaria bloqueada y pasó cuatro días en el hospital.

 

Noticias relacionadas

Felipe de Edimburgo fue internado el martes 16 de febrero, aunque Buckingham, como es habitual, lo anunció un día después, el miércoles 17. Entonces explicó que el duque había sido internado en el hospital Eduardo VII de Londres. “El ingreso del duque es una medida de precaución, por consejo del doctor de su alteza real, después de que este se sintiera mal”, contaban, sin más especificaciones. Lo que sí se sabía es que sus problemas no eran a causa de la covid, puesto que tanto él como la reina fueron vacunados a principios de año. Poco después, se supo que el ingreso hospitalario había sido a causa de una infección.

 

De todos modos, la situación pareció complicarse el pasado lunes 1 de marzo. Entonces, la casa real anunció que Felipe de Edimburgo había sido trasladado a otro centro, el hospital St. Bartholomew, también en Londres, especializado en problemas cardiacos: “Los médicos continuarán tratándolo por una infección, además de realizar pruebas y observación de una enfermedad preexistente de sus problemas cardiacos. El duque se siente cómodo y responde al tratamiento, pero se espera que permanezca en el hospital al menos hasta el final de la semana”. Es en ese mismo centro donde ahora ha sido operado y permanecerá hasta que se recupere completamente.

 

El príncipe Carlos de Inglaterra fue a visitar a su padre el fin de semana siguiente a su entrada en el primer centro sanitario, y pasó con él 30 minutos tras conducir unas tres horas desde su casa. También el príncipe Eduardo, el hijo menor de Isabel y Felipe, habló sobre el estado de salud de su padre y contó que estaba “mucho mejor y con muchas ganas de salir, que es lo más positivo”. “Crucemos los dedos”, decía el conde de Wessex. Camilla de Cornualles, la esposa de Carlos, señaló este jueves que estaba “mejorando ligeramente”.

 

La reina Isabel II, de 94 años de edad, no fue a visitarlo, y sigue prácticamente confinada en el castillo de Windsor, a una hora de Londres. La reina apenas sale a actos públicos y hace la mayor parte de su trabajo mediante teléfono y videoconferencias.