Andrea PaniniAndrea Panini

Andrea Panini, la instructora de yoga argentina que desde hace una semana era buscada en Uruguay tras desaparecer mientras tramitaba una denuncia por violencia de género contra el padre de su hijo, fue hallada en Córdoba, en buen estado de salud, en la casa de una amiga.



Así lo comunicó la familia de la mujer de 43 años a través de la cuenta de la red social Instagram BuscamosaAndrea, donde indicó que no daba más "detalles para preservar" a su parienta.



"Andrea está bien, pronta a reecontrarse con sus seres queridos", añadió la cuenta que coordinaba la búsqueda.



Panini era buscada desde el 10 de junio último cuando, salió de su casa en la localidad uruguaya de Remanso de Neptunia, donde reside, al parecer para completar un trámite por una denuncia por violencia de género en contra de su expareja, de acuerdo a lo informado por la prensa de Uruguay.

 

Noticias relacionadas

Si bien la policía no brindó información oficial sobre el tema, una amiga de la mujer que estuvo ocho días sin comunicarse con sus allegados y dejó a su hijo al cuidado de amigos en Uruguay, reveló que Andrea había sido ubicada en Córdoba.



Silvina, amiga de Panini, manifestó al diario digital La Paloma que “apareció y está viva. Gracias a todos los que colaboraron para que apareciera”.



Según los allegados a la mujer, Andrea Panini se encontraba en casa de una amiga en Córdoba.



En busca de la mujer, un intenso operativo de búsqueda se había montado con Interpol, la policía argentina y la uruguaya.



Andrea Panini fue vista por última vez el jueves 10 de junio cuando se dirigía al juzgado por una denuncia que, tiempo atrás, había formulado en contra de su expareja por violencia de género.



La instructora de yoga, según los investigadores del caso, atravesaba un largo litigio con su expareja, padre de su hijo de 11 años.



El hombre tiene una tobillera electrónica a pedido de la Justicia que le prohibía acercarse a ella.



Previo a su desaparición de su lugar de residencia en el departamento uruguayo de Canelones, la mujer había dejado a su hijo al cuidado de unos vecinos.