Cocaleros huyen del gas lacrimógeno en las afueras de Cochabamba, BoliviaIncidentes en Cochabamba, Bolivia, REUTERS

Una enorme columna de manifestantes marchó pacíficamente por la ciudad de Cochabamba y sus alrededores, hasta que se enfrentaron con la Policía, que  comenzó a tirar gases lacrimógenos y disparos, lo que terminó con un saldo de al menos cinco muertos y varios heridos, denunció un dirigente cocalero y del Movimiento al Socialismo (MAS).

 

Tras las primeras noticias de la represión y las víctimas, el presidente saliente, Evo Morales, tuiteó desde su exilio en México: "Condeno y denuncio ante el mundo que el régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las Fuerzas Armadas y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho. Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba".

 

 

Mientras se multiplicaban las imágenes de una multitud corriendo desesperada para escapar de los gases lacrimógenos de la policía y de salas de hospitales desbordadas, Gualberto Ariste, dirigente de las Federaciones del Trópico de Cochabamba y secretario de comunicación del MAS, confirmó la masacre.

 

"La marcha ha sido atacada con gases y también con armas de fuego, sin provocación de los cocaleros", aseguró el dirigente, según Caras y Caretas de Uruguay.

Incidentes en Cochabamba, Bolivia, REUTERS

La columna de cocaleros que comenzaron a marchar hace más de un día desde el Chapare, la cuna política del presidente derrocado Evo Morales, debería llegar a La Paz, la capital de Bolivia, el domingo para unirse a las decenas de miles de campesinos e indígenas que hace días exigen en las calles la renuncia de la presidenta interina autoproclamada, Jeanine Áñez. 

Incidentes en Cochabamba, Bolivia, REUTERS