Evo Morales, REUTERSEvo Morales, REUTERS

El ahora ex presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió que la Unión Europea (UE) o ex mandatarios como José "Pepe" Mujica o José Luis Rodríguez Zapatero encabecen una mediación "para la pacificación" y el cese de los enfrentamientos en su país.

 

"Qué bueno sería que España o (el antiguo jefe del Ejecutivo español José Luis Rodríguez) Zapatero, experto en mediación, ´Pepe ´ Mujica u otros gobiernos se sumen como mediadores para la pacificación", manifestó Morales.

 

En tanto, señaló que no se contactó con diplomáticos españoles o europeos luego de su renuncia a la presidencia boliviana el pasado 10 de noviembre.

 

Noticias relacionadas

No obstante, consideró positiva la intervención de España o algunos países de la UE para ponerle fin al conflicto político que atraviesa Bolivia, con violentas protestas y la reciente represión de la marcha cocalera en Cochabamba.

 

Sin embargo, cuestionó a "algunos países de la Unión Europea que tomaron otra posición", en referencia al apoyo de Reino Unido al gobierno interino de Jeanine Áñez.

 

"No me gustó, pero si toman esta posición (de mediadores) bienvenidos", agregó el ex jefe de Estado boliviano.

 

A su vez, diferenció la ayuda que podría recibir su país por parte de España u otros gobiernos europeos de la que ofrece Estados Unidos, "que siempre está condicionada".

 

Evo Morales también llamó a sus compatriotas a que terminen con los enfrentamientos, al tiempo que afirmó tener "mucho miedo" de que se desate una guerra civil.

 

"En nuestra gestión hemos unido campo y ciudad, oriente y occidente, profesionales y no profesionales. Ahora vienen grupos violentos. Pandilleros y drogadictos pagados. Incluso se han infiltrado en las universidades y se organizan como paramilitares", advirtió.

 

Por otra parte, el ex mandatario, asilado en México desde el 12 de noviembre, se expresó este domingo en su cuenta de la red social Twitter: "Exigimos al gobierno de facto de Áñez, (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho identificar a los autores intelectuales y materiales de las 24 muertes en cinco días por la represión policial y militar".

 

"Denuncio a la comunidad internacional estos delitos de lesa humanidad que no deben quedar en la impunidad", cerró.