Jeanine Áñez sujeta los Evangelios tras proclamarse presidenta interina, el pasado noviembreJeanine Áñez.

Se han producido varios incidentes en Bolivia en medio de la cuarentena por el coronavirus en Bolivia. Los mismo involucran a la Policía y el principal partido de oposición, el Movimiento al Socialismo (MAS), del ex presidente Evo Morales.

 

El último de ellos fue la detención de Patricia Arce, alcaldesa de la pequeña ciudad de Vinto, candidata a senadora. Esta detención significa una parte importante en la investigación internacional sobre las violaciones de los derechos humanos que ocurrieron antes, durante y después de la caída del poder del exmandatario boliviano.

 

Arce ha sido acusada por la Policía de reunir a un grupo de personas en su casa y de beber alcohol en ella, lo que rompe las reglas de la cuarentena. Según la alcaldesa, los agentes allanaron sin orden judicial ni medidas de bioseguridad su domicilio.

 

Noticias relacionadas

 “Es el peor abuso que he sufrido en mi vida; mi hijo menor ha sido llevado a un reformatorio y mis otros hijos están presos conmigo como delincuentes, cuando ellos no son responsables de nada”, declaró. En caso de ser declarada culpable, Arce quedaría inhabilitada como candidata al Senado en las próximas elecciones.

 

Evo Morales habló de esto y dijo que esto le ocurrió por “ser solidaria con familias pobres” y afirmó que denunciaría lo sucedido a los organismos internacionales de derechos humanos.

 

Villa Tunari se encuentra en el Chapare, una zona controlada por los sindicatos de campesinos cocaleros que constituyeron el núcleo fundador del MAS.

 

El MAS ha negado haber organizado la protesta y Morales ha denunciado que la suspensión de la ayuda financiera a los habitantes del Chapare fueron una sanción política contra sus adherentes.

 

Por último hay que agregar la detención de un activista digital del MAS, acusado de sedición por llamar, en las redes, al “levantamiento popular“ contra la “dictadura de Áñez”. Para este partido, se trata de una acción directamente orientada contra la libertad de expresión.