Barcelona vs Villarreal, Lionel Messi, fútbol español, NAPOR TEO COQUET

El llamado "nuevo Barça" quiere dejar atrás el pasado reciente y comenzó con los trámites para que eso suceda. Los culés supieron hundir al submarino amarillo sin ningún tipo de problema. ¿Los autores en la goleada? Ansu Fati por duplicado, Lionel Messi (penal) y Pau Torres en propia puerta.

 

El dato del partido del Barcelona: el que tuvo que llevar el peso de reemplazar a Luís Suárez como 9 fue Messi. Cuando todo indicaba que esa tarea iba a ser tomada por Griezmann, que tuvo unos 78 minutos para el olvido, la referencia en ataque fue el 10 argentino. Mucho más adelantado que en los tiempos de Quique Setién. De hecho, hoy no cumplió la función de playmaker que veníamos observando. El hilo conductor fue tomado por Philippe Coutinho, uno de los nombres novedosos que aparecen como titulares en el esquema del nuevo entrenador neerlandés.

 

Los puntos a resaltar se encuentran sobre toda la banda izquierda. El tándem Alba-Fati funcionó y fueron la descarga principal de Messi y CIA en ataque. Sin duda alguna, la figura del encuentro no sale de esos dos apellidos. Jordi se reencontró con su versión rápida de ida y vuelta, mientras que el chico de 17 años mostró su desfachatez y abrochó los primeros dos goles del encuentro. Ambas definiciones son de jugador distinto.

 

Noticias relacionadas

Otras caras nuevas en el terreno de juego del Camp Nou fueron las de Trincão (la incorporación portuguesa de 20 años que había sido tapada por el burofax de Messi) y Miralem Pjanic (segundo bosnio en la historia en vestirse de blaugrana. Meho Kodro fue el primero). El ex delantero del Sporting Braga mostró cosas interesantes. Su poco tiempo en cancha le bastó para superar la mala performance de Antoine Griezmann. De hecho, hasta pateó más veces al arco que el francés. Por el lado del ex Juventus, una docena de minutos le alcanzaron para repartir 14 pases. Alrededor de un pase por minuto. Probablemente sea el primer cambio de Koeman y hasta se anime a pelear el puesto con Busquets.

 

El próximo desafío del olvido para el Barça será en cuatro días, en el Estadio Abanca-Balaídos. El conjunto culé no gana ante Celta de Vigo como visitante desde hace 5 años. La última victoria se produjo un 5 de abril de 2015, fue por 1-0 con un tanto de Jérémy Mathieu. Sí, también estaba presente la tan extrañada MSN. Créanme que absolutamente nadie en ese momento se imaginaba que Neymar terminaría en PSG por 222 millones de euros, que Suárez se vestiría de colchonero y que Messi mandaría un burofax anunciando su salida. Se viene un buen capítulo en la campaña del olvido. Koeman buscará romper el primer maleficio como DT del Barça.