Asesinato en Estados Unidos tras un hecho de violenciaAsesinato en Estados Unidos tras un hecho de violencia

Un violento episodio se produjo en la Florida cuando los agentes Brian Potters y Tyler Thoman pararon un coche en la ciudad de Melbourne y estaban conversando que con dos personas que ya se habían bajado del vehículo.

 

En dicho momento, que fue retratado en un video, uno de los agentes le pidió a una tercera persona —que estaba en el asiento de atrás con un bebé de 2 meses y un perro— que saliera del coche.

 

En respuesta, el hombre abrió fuego contra el agente y, cuando los efectivos trataron de ponerse a cubierto, golpeó a Potters en la cabeza con su rifle, mientras Thoman efectuó varios disparos "eliminando la amenaza".

 

El sheriff declaró que un total de 61 cartuchos fueron disparados durante un minuto. "El ataque fue perpetrado por un criminal con una trayectoria violenta, con un historial de 40 cargos por crímenes que incluyen narcotráfico, asalto agravado con un arma de fuego, agresión contra un agente del orden e intento de un homicidio en primer grado", dijo.

 

Tras la agresión, Potters sufrió una herida en la parte inferior de la pierna, múltiples laceraciones en la cabeza, daño tisular, conmoción cerebral y fracturas del hueso orbital y senos paranasales. El atacante falleció.

 

Ivey tachó la agresión de "extremadamente violenta", argumentando que el autor del ataque "no tenía absolutamente ningún respeto por la vida humana y se centró en una sola cosa: matar a nuestros agentes para evitar el arresto, ya que sabía que se enfrentaba a varias sentencias de prisión por sus casos pendientes".

 

"Este individuo obtuvo exactamente lo que se merecía", continuó Ivey. "Y para aquellos que podrían ser lo bastante tontos como para preguntar por qué le disparamos tantas veces, la respuesta es simple: 'El mal nunca puede morir lo suficiente'", destacó.

Noticias relacionadas

Estados Unidos
Florida (EEUU)
Violencia