Coche bomba en la frontera turco-siria, Foto DWViolento atentado con coche bomba.

Al menos siete personas murieron y decenas resultaron heridas por la explosión este domingo de un coche bomba cerca del paso fronterizo de Bab al Salam, que conecta el norte de Siria con Turquía y está controlado por las facciones armadas sirias proturcas. La agencia de noticias estatal turca Anadolu ha reportado que al menos cinco civiles murieron y 85 resultaron heridos en la explosión, aunque inicialmente todas las fuentes hablaban de cinco fallecidos.

 

Anadolu agrega que ningún grupo reivindicó el ataque, aunque recordó que facciones kurdas han llevado a cabo ataques similares en el pasado. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, sin embargo, señala a células durmientes de Estado Islámico como los posibles autores. El atentado tuvo lugar en el pueblo de Sajo, en el norte de la provincia septentrional de Alepo.

 

La Defensa Civil siria, conocida como los "cascos blancos", que opera en zonas que escapan al control del Gobierno de Damasco, aseguró en su cuenta de la red social Twitter que sus equipos están asistiendo a los heridos, sin dar más detalles.

 

Noticias relacionadas

Bab al Salam era una de las dos entradas para la ayuda humanitaria a las zonas que no están controladas por el Gobierno sirio, pero el Consejo de Seguridad de la ONU votó la semana pasada en contra de mantener el cruce abierto para las operaciones humanitarias por la oposición de Moscú y Pekín. Rusia -principal aliado del presidente sirio, Bachar al Asad- abogó por dejar solo el paso de Bab al Hawa para la entrega de ayuda a las áreas controladas por las facciones armadas opositoras e islamistas.

 

Los atentados se repiten en esta parte del norte de Siria, zona que está en manos de grupos insurgentes sirios y de las fuerzas turcas que intervinieron en 2016 para expulsar a las milicias kurdosirias consideradas terroristas por Ankara. Las tropas turcas tienen presencia en la franja fronteriza que va desde Azaz a Yarabulus, en el norte de Siria, y también controlan el cantón kurdo de Afrín, situado en la misma región de población mixta árabe-kurda, además de territorio en el noreste del país.