Donald Trump y Joe BidenJoe Biden y Donald Trump.

El presidente de Estados Unidos y candidato a la reelección por el partido republicano, Donald Trump, y el postulante demócrata Joe Biden se disputaban desde anoche voto a voto los comicios en ese país para dirimir quién encabezará la Casa Blanca durante los próximos cuatro años.

 

Tras un inicio de Biden en la delantera, Trump se recuperaba y tenía una clara ventaja en Florida, que aporta 29 electores y donde empezaban los festejos republicanos, mientras que se disputaba en forma reñida la elección de Texas (38), por lo que se desvanecían las expectativas marcadas encuestas que apuntaban a un sólido triunfo demócrata.

 

De esa manera se vivía con optimismo la elección entre las huestes republicanas y con preocupación en el Partido Demócrata. Los últimos votos en contarse eran los de la costa oeste, incluido el gigante California (con 55 electores).

 

Noticias relacionadas

Trump se impuso en Dakota del Sur (aportaba 3 electores), Utah (6), Dakota del Norte (3), Wyoming (3), Nebraska (3), Kansas (6), Virginia Occidental (5), Lousiana (8), Alabama (9), Missisipi (6), Oklahoma (7), Arkansas (6), Carolina del Sur (9), Alabama (9), Tenesse (11), Kentucky (8), e Indiana (11).

 

Por su parte, Biden ganó en Virginia (13 electores), New Humpshire (4), Maryland (10), Nueva Jersey (14), Nueva York (29), Masachusetts (11), Vernont (3) Delaware (3), Nueva Yortk (29), Illinois (20), Colorado (9) y Nueva México (5).

 

Después de una campaña fuertemente polarizada, millones de estadounidenses emitieron en las últimas semanas y este martes su voto para elegir al 46º presidente de Estados Unidos entre el republicano Trump y el demócrata Biden, quien aparecía como favorito en la totalidad de las encuestas.

 

Hasta esa jornada, más de 90 millones de norteamericanos ya habían emitido su sufragio mediante el mecanismo de votación anticipada que, si bien siempre estuvo permitido, fue más utilizado este año debido al peligro de contagio que supone la pandemia de Covid-19. Hacia marzo de este año, casi todos los analistas daban por sentado que Trump sería reelecto este año debido a los buenos resultados que el magnate de Nueva York había conseguido en materia económica.

 

A través de una política de sustitución de importaciones y tras haber detenido en forma parcial el comercio con China y otras economías asiáticas, el mandatario había logrado reducir la desocupación -sobre todo en el cordón industrial, que venía golpeado hace varios años- con una economía creciendo a una tasa importante.

 

Sin embargo, desde marzo, cuando estallaron los contagios de Covid-19, Estados Unidos rápidamente entró en una crisis sin precedentes tanto en materia económica como sanitaria, y en la actualidad acumula más de 9,3 millones de contagios de coronavirus y más de 230 mil víctimas fatales por la epidemia.